jueves, abril 29, 2010

¡Extra, extra! Por si no te habías dado cuenta, Isabel Macedo es mucho más puta que Belén Francese. ¡Pelotuda!

Para la realización de este post convoqué a 250 mujeres de distintos ámbitos a un Focus Group. Al llegar al recinto les mostré una foto de Belén Francese y otra de de Isabel Macedo. Acto seguido les hice una pregunta sencilla.


 ¿Cuál de las 2 es más puta?

33 mujeres llegaron tarde y no las dejé entrar. La impuntualidad me rompe un poco las bolas cuando está asociada a los demás. A 2 minas les impedí el ingreso porque tenían ropa con cashmere y te dejan la tela de los sillones llena de pelotitas. Las 215 restantes coincidieron: para ellas Belén Francese es la más puta de las 2. A continuación cito algunos de los testimonios surgidos en el Focus Group:

“¡Esto es cualquiera! Belén Francese es un gato y Macedo es una mujer super elegante!”
Guadalupe (28)

“Mirá cómo se viste Macedo y mirá cómo se viste Francese… no tienen nada que ver una con otra, son como el agua y el aceite”
María (32)

“Macedo es una mujer que le podés presentar a tu familia… Nadie le presentaría a Francese a su familia”
Verónica (29)

“Esa Francese es una ordinaria, una grasa. Macedo es una mujer fina”
Laura (33)

“Macedo es una artista consagrada, la otra está en la tele porque se saca la ropa… y encima tiene Photoshop”
Analía (32)

“Si me photoshoppeás a mí yo también quedo re diosa”.
Carolina (29)

"No, no te creas”
Mauro (31)

“Ese libro de arrimas que hizo Francese… es una descarada. Encima tiene voz de pito”
Vanesa (23)

“Macedo actúa en el Prime Time y la otra hace un libro de arrimas… no podés comparar a una con otra”
Eugenia (27)

“Macedo llegó por su talento y Francese llegó por arrodillarse…”
Irene (25)

“Perdón… ¿Dónde está el baño?”
Mercedes (29)

Al poco les tuve que pedir que se vayan porque no las aguantaba más. A ver si nos entendemos de una buena vez: si estudiás actuación, sos un poco puta. Te cabe la expresión corporal, te cabe garchar con hippies que usan morral, una cosa lleva a la otra. Si te ponés borracha y te encarás a un tipo casado (y encima te cagan a bifes), sos un poco puta. Si le tirás la piola al galancito de tu tira actual, sos un poco puta. Si siempre sos la tercera en discordia y andás por la vida buscando que te llenen el vacío que dejó tu ex, sos un poco puta.

El problema es que a las minas les podés poner a la más puta del mundo frente a los ojos, pero si es flaca, no tiene tetas y usa stilettos, entonces no es puta. Es elegante. Es artista. Es de buen gusto. Y si le ponés a una mina con terrible senote, con culo explosivo y labio petero, entonces es puta. Porque sí, porque algo habrá hecho. Bueno, no me quiero extender más, te lo voy a resumir porque es probable que no hayas entendido el punto y me estoy haciendo mala sangre: Isabel Macedo es mucho más puta que Belén Francese. ¡Pelotuda!

Me cagó el día

En la radio empezó a sonar un tema de Creedence. El taxista gritó "¡Qué buen tema!" y subió el volumen al máximo. Por dentro pensé lo horrible que debe ser tener 45 años. Tener 45 años y pretender ser un DJ rodante que musicaliza la ciudad a todo volumen. Acto seguido, y totalmente estimulado, enardecido por el heroico griterío de esa banda de mierda, practicó su tono más sensual y le dijo "Hooolaaaaa" a dos oficinitas. Dos oficinistas tristes, vestidas de gris, en un semáforo.

¿Qué pretendemos los hombres cuando decimos ese "Hooolaaaaa"?
No lo sé. Pero ese hijo de puta me arruinó el día por completo.

jueves, abril 01, 2010

Lo que me molesta de las hippies


Dos hippies lánguidas (posiblemente bajo los efectos de alguna droga sedativa) se desploman en el piso y empiezan a cuchichear. Hippie 1 (la del pelo florecido, como mustio) le pregunta a Hippie 2 (la del tono de voz anémico) qué quiere hacer con su vida. Hippie 2 (la de la mirada vacía) le dice que tiene ganas de viajar, pero no sabe. También le gustaría estudiar fotografía, o actuación, o canto. Hippie 2 no sabe qué quiere estudiar, pero de estudiar algo le gustaría que sea en Palermo. Hippie 2 (la que no usa corpiño, la que tiene gestos desanimados) le pregunta a Hippie 1 (la que toca la guitarra y limpia su cuarto cada 15 días) cómo es su chico ideal. Dice algo de un pantalón de corderoy y un cárdigan. Creo haber escuchado algo de un sobretodo, pero están haciendo 30° a la sombra, debí haber escuchado mal. Hippie 2 (la que hace dos años que quiere recorrer el norte con una mochila, pero considera que aún la mochila no está lo suficientemente gastada ni su pelo lo suficientemente largo) dice que a ella le gustaría que tenga sensibilidad artística, que le guste Fidel Nadal, el under, dice que hay muchos buenos artistas que no tienen difusión. Hippie 1 (la que le dio de comer galletitas al gato durante una semana porque le daba fiaca ir a comprar balanceado) asiente con la cabeza, está de acuerdo, incluso cita el caso de su primo, que tiene una banda que una vez llenó un bar de San Telmo. Dice que el bajista tiene unos anteojos re locos. Hippie 2 (la que va al BAFICI a conocer tipos) se queda callada un rato. De pronto reacciona. Dice que estaría bueno prenderse uno.

Lo que me molesta de estas hippies es su modo de ver la realidad. Divagan mucho.