jueves, abril 30, 2009

Frikis

Estoy absolutamente podrido de la gente que asocia el frikismo a un exceso de actitud. El Frikismo es -y digámoslo de una buena vez- el último recurso de los feos para redefinir su fealdad natural como fealdad pretendida.

Que alguien lo diga a las 21.00 en Telefé así todos nos damos cuenta: el frikismo es un manotazo de ahogado para posicionarse como raro antes que feo. Paremos con la mentira.

lunes, abril 27, 2009

Homenaje al Lector I

Los comentarios te motivan a seguir escribiendo, te ayudan a entender qué le provoca tu texto a los lectores y hasta terminan completando y mejorando descripciones que parecían terminadas. Por eso, y como homenaje, voy a sacar a los comentaristas del ropero por un rato.

Estos son algunos de los comentarios de enero y febrero de este año. Gracias a todos por sus comentarios.

Flavio compartiendo anecdotario:

La mejor de la historia la tiró una gallega bestia ignorante: mi amigo estaba allá en navidad y comentó que la comida acá para las fiestas es más frugal porque hace mucho calor. La bob esponja de cemento uniceja entonces le pregunta: "¿pero cómo, allá están en agosto?"

Javier haciendo un análisis sociológico de las redes sociales:

el Feisbuk es una fuente inagotable de treintañeras desesperadas por catar flautas de un sólo orificio.

Dr. Vergatiesa haciendo una metáfora 2.0:

Leído por ahí: Facebook es a la socialización lo que la masturbación al sexo.

Anónima enojada porque opiné que las que ponen "en una relación complicada" en Facebook son flor de putas:

sos un boludo total.

Yo contestándole:

y vos sos una cerda regalada con una Essen laminada por vagina.

Tres, un lector con una autocrítica lapidaria:

tengo oficialmente el cerebro en ablande

Tomás Eloy da testimonio sobre el engaño de Perú Beach:

Todavía recuerdo cuando fui por primera a "Peru beach"... Yo tambien pregunte: ¿hay minas ahí? "Sisi", me dijeron los forros. Menos minas que en la popular de san telmo en cancha visitante.

Miranda Priestly preocupada por la tutela de los Nuevos Pelotudos de San Isidro:

Funny, porque a éstos los cría la niñera, es decir, una parda.

Flavio haciendo un censo sobre adiposidad localizada:

Ni hablemos de los flacos (la gordura es de lanús) por favor porque ahí me enfermo de cáncer y me muero en 20 minutos.

Gastón esgrimiendo una ley inobjetable:

Cada vez que un Puro Pelotudo de Belgrano se calza unas havaianas en plena ciudad de Buenos Aires, Dios le amputa la gamba a un proyecto de crack futbolístico carioca.

Anónimo opinando sobre mis tareas diarias:

que al pedo estás hermano
4:29 PM

Contestación:

¿lo dice alguien que bloguea desde el laburo o un desocupado?

Mauro ofreciendo un servicio a la comunidad:

http://www.contactosdelacole.com/

Anónima buscando candidato:

Ya me registré, ahora espero que rinda sus frutos y encontrar a un Deruso que quiera mantenerme, ya tengo pensado convertirme al Derusismo y tener muchos Derusitos con bucles en las sienes.

Tito dejando un Oro en FIAP:

Te dejo una publicidad increíble de malelemento.blogspot.com DIXIT..."Me imagino esta propaganda de preservativos: Dante Spinetta cantando como si fuera un karateca. Funde a negro y sale en primer plano un paquete de Tulipán. Y dice: "Luis, esto se podría haber evitado".
Minister y sus peripecias en el subte:

Una vez en un subte un tipo pidió asiento para un hombre que estaba con su bebé. Al toque se escuchó un grito pelado de dicho "hombre" que decía con acento boliviano: SOY UNA MUJER!! El tipo tuvo que bajarse del subte mientras todos nos cagábamos de risa.

Flavio Picapiedra:

Lo triste de esto es que estamos rodeados de Marys que lamentablemente no tienen cerca a un Monzón que las cague a trompadas tratando de darle un poco de justicia al mundo.

Dr. Vergatiesa acercándoles a las Vivitas un consejo casi paternal:

Vivita, los hombres no te dejan porque sos polémica, tenés personalidad e ideas propias. Te dejan porque con tus poses pelotudas sos insoportable y pesada como vaca en brazos.

Anónimo reinterpretando el post de la Vivita para principiantes:

Tienen que entender que los hombres nos garchamos a todas, pero nos quedamos finalmente con las susanitas y gauchitas.

Gastón, inmediatamente abajo, reinterpretando el post de la Vivita para avanzados:

Son las típicas mujeres en búsqueda permanente de su narcisismo perdido. Y en ese camino restitutivo de su yo, se pueden encontrar varios perfiles. Estas que bien describe Mauro son las fálico - narcisistas que lo único que hacen es masculinizar sus roles. Entran en una competencia exacerbada con el género opuesto, sin darse cuenta que lo único que perpetúan es la masculinidad como ideal del yo. Entran en una paradoja que solo pueden sostener a través de un personaje. Chicas... es más fácil... con que nos inquieten lo suficiente y nos contengan un poco más está todo hecho.

Anónima que arranca enrolada en el feminismo más radical para terminar como el peor de los machistas:

Pensar q los comentarios ingeniosos de una mina solo pueden salir de pesansamientos de sus ex es muuy pelotudo de tu parte!

Y una cosa mas: utilizar "vivitas" y no "minas", crea un dualismo del que la comentarista (asumo que es una mujer) imbuida por una identificacion inexorable con la vivita, nunca se percató, pero que deja la posibilidad para que una mujer, si bien dificilmente se salga con alguna genialidad, todavia pueda hacer un buen papel, decente, manteniendo el pico cerrado y el escote generosamente abierto.

Anónima enojada porque se identificó con la Vivita:

Mauro, recién de pura casualidad un amigo me paso tu blog diciéndome que lo que escribías sobre la "vivita" le había hecho acordar a mí. Lejos estoy de ponerme a perder el tiempo en un "blogpelotudo", y menos que menos de exponer mi punto de vista con elocuencias sagaces para decirte cuan equivocado estas o no, sin embargo no quiero quedarme con las ganas de hacerte una pregunta. Vos COJES?

Mauro dijo:

Anónima: ¿tu amigo te considera una imbécil y me increpás a mí? ¿No ves que efectivamente sos una imbécil?

viernes, abril 24, 2009

El Benito 4/09



Considero que ya está listo para una Mini Monet.

viernes, abril 17, 2009

Mujeres que hay que conocer antes de morir. Hoy: la Bohemia Impostada.

La Bohemia Impostada es como un engranaje social mal lubricado; una mujer que no consigue ajustarse a ninguno de los parámetros de normalidad socialmente establecidos por los usos y costumbres. Esta tipología, desprejuiciada y errática, se burla del marco valorativo de las mayorías con la convicción de quien cree que es el resto del mundo el que está equivocado.

Pocas cosas le importan menos que buscar un modo de subsistencia tradicional: sin ningún argumento lógico que la fundamente, la Bohemia Impostada se considera predestinada para la expresión artística aunque aún no sabe bien cómo canalizar su “don”. Probó canto, fotografía, improvisación, expresión corporal, guitarra criolla y comedia musical, pero después de la tercera o cuarta clase todas le parecieron “demasiado estructuradas”. En el último tiempo incursionó en el Reiki, el esoterismo y la quiromancia con idénticos desenlaces.

Sus ingresos suelen ser magros y de procedencia incierta: nadie sabe claramente de qué vive y aunque no pueda permitirse ningún lujo, la Bohemia Impostada reparte su miserable fortuna regida por su único mandamiento: “techo, sexo y marihuana, no se le niegan a nadie”.

Así convierte su casa en un aguantadero de malvivientes, animales abandonados y sustancias ilícitas que la obligan a enmascarar con inciensos la pestilencia proveniente del orín de los gatos, el humo del porro y el hedor a pelo sucio del rastafario que duerme en su living hace ya 2 semanas.

La Bohemia Impostada elige vivir la vida según sus reglas; su historia es una novela dividida en impredecibles capítulos de entre 3 y 6 meses en los que protagoniza etapas místicas, en las que cae víctima de alguna iglesia evangélica e incursiona en el vudú y la magia negra; etapas de férrea militancia ecológica, en las que persigue con un puñal a las viejas paquetas que caminan por Alvear abrigadas con un zorro; etapas mochileras, en las que recorre el mundo, indocumentada y sin más equipaje que una bolsa de dormir y 2 paquetes de galletitas Desayuno; y etapas lisérgicas, en las que abusa del té de floripondio, la ayahuasca y ácidos varios que propicien “el reencuentro con ella misma”.

En cada capítulo de la novela suele aparecer un nuevo compañero de aventura (que siempre tiene prontuario o tiende a alguna forma básica de marginalidad) y, aunque mayoría de las Bohemias Impostadas asume con preocupante naturalidad que cambiará de hombre en el próximo capítulo, otras juran que, esta vez sí, han conocido al amor de sus vidas.

Hace dos años una amiga de este último grupo me llamó desesperada porque necesitaba hacer catarsis: su novio -que la cagaba a golpes y vendía cocaína en su propia casa- la había dejado y ella no podía más con su vida.

- Mirá Vero… empezá por tirar la hamaca paraguaya y la plantita de marihuana a la mierda, buscate un trabajo de 8 horas como todo el mundo y acabá con tu vida nómade, tus costumbres de hippie inmunda y tu inconstancia galopante. Tenés que hacer algo con tu vida…
- Justamente estaba pensando en hacer el curso de azafata para recorrer el mundo y ver si encuentro mi lugar…
- Ser una puta sierva del aire no va a cambiar nada, lo único que tenés que hacer es dejar de ser así de una buena vez…
- ¿Así cómo?
- Así de pelotuda.

Me puteó de arriba abajo pero no me molestó más con sus boludeces por un buen tiempo hasta que esta Navidad me mandó un mensaje de texto; creo que en el fondo sabe que lo dije por su bien.

La Bohemia Impostada no es idiota, pero definitivamente le falta un hervor. Es inocente, desinteresada y no tiene ningún tipo de maldad, pero son como un electrodoméstico de 110 volts, un 4 de diamantes en un mazo de cartas españolas o una película grabada en súper 8: simplemente no encajan. Quizá sea consecuencia del abuso canábico pero se vuelve totalmente imposible entablar, ya ni digo una relación, siquiera un diálogo coherente con estas mujeres, despreocupadas y con una sonrisa psicótica eternizada en sus rostros.

Generalmente abundan en esas prodigiosas fiestas que se realizan en algún PH o casona con terraza, donde un pelotudo pasa música de Hendrix o The Doors y otros 15 pelotudos porreados hacen “batería imaginaria” tirados en el piso con la mirada perdida en el horizonte.

Lucrecia era una Bohemia Impostada y con ella salí una sola vez, para volver a llamarla varios meses más tarde en una época de sequía absoluta:

- Soy Mauro, ¿te acordás de mí?
- ¡Ay, sí! ¡Mauro! ¿Cómo estás?
- Bien ¿y vos?
- Bien, bah... maso… es que mis viejos me encerraron en una granja… ya les expliqué que no soy adicta, pero viste cómo son…


Y les salen todas bien hasta que un día no: a veces me pregunto si la elección de unos parámetros tan trastocados no encierra un miedo paralizante a fracasar estrepitosamente en los parámetros de la vida real.

domingo, abril 05, 2009

100% Lucha

Niño: si tienes entre 9 y 15 años y llegaste acá buscando información de 100% Lucha y tus gladiadores favoritos, es el momento de que te dejes de esas boberías y empieces a hacerte hombre. El caso que un lector plantea a continuación puede resultarte esclarecedor en el futuro cercano.

Date: Tue, 31 Mar 2009 23:56:23 -0300
Subject: 100% Lucha
From: xxxxxxxx@gmail.com
To: srmauro78@hotmail.com

Doctor:

Una vez que arribé a su blog allá por el 78 (en realidad hace un año y algo nomás pero queda mejor decirlo así) noté su capacidad no sólo literaria y creativa sino también su vasta experiencia y observación detallada en el campo minado al que denominamos "territorio femenino".

Hasta que leí algunos posts suyos no había reparado en lo interesante y amplio que es el terreno de las relaciones intrapersonales entre los sexos. Hasta mis 19 años (que cumplí hace poco) la mujer fue una amiga con la que a veces pasaban cosas, pero sólo cuando ella tomaba la iniciativa: por eso las mujeres con las que estuve las puedo contar con una mano y las mujeres con las que intimé en forma bien profunda es... una sola.

Me tomé el atrevimiento de resaltar esos 2 datos: seguramente alguna cerda divina de las que leen este pasquín quiera hacer algo al respecto.

Estoy de novio hace ya 2 años y seguimos, pero la relación no es la misma. Llegué a la etapa en que empezás a notar solamente los defectos de la otra persona. Extraño los viejos "sí" a cosas que hoy en día suelen sacarle un "estoy cansada" o "no, me da mucha verguenza".

Dígale que vergüenza es usar un tiro corto y que se le vea la raya del culo. Esa mujer tiene que aprender a tragar sus fluídos de una buena vez.

A todo esto, hace un tiempito estoy yendo al gym todos los días, lo que logró convertir mi cuerpo de "4 de copas" a un rescatable "3 de basto", lo que combinado con una remerita canchera (si, dije canchera) y mi nuevo corte de pelo, están generando cierta sorpresa en los barrios porteños (nótese que dije "sorpresa", todavía no es "furor").

Se acrecientan mis esperanzas de que alguna de mis lectoras lo amen locamente. Lo de las cartas no lo entendí: no juego al truco, no sé hacer asados y no miro fútbol. Muy pocas cosas me importan menos que sociabilizar con otros tipos.

Después de muchísimo tiempo de no pisarlas, volví a las pistas de baile. Yo que nunca había encarado en un boliche, y menos aún ganado, me topé con la sorpresa de que no tuve que hacer nada. Varias muchachas estuvieron mirándome, hasta que me acerqué a una rubia y empezamos a bailar. No le dije mucho, no me importaba lo que decía realmente y el baile se puso más sensual, exótico y la distancia ya era nula. No tuve contacto con ella más allá del baile, porque cuando estabamos a punto... la dejé con las ganas (yo sigo de novio).

¿Pero sigue teniendo pija? ¿O qué?

Esta chica luego fue ingerida por mi amigo. Quedé sorprendido ante la facilidad de conseguir mujeres en un boliche. En eso estábamos pasando por un momento medio malo en la relación con la doña, pero de la nada no sé qué pasó y ahora estamos bien y no se qué hacer, porque ella me bancó un par de cagadas que me mandé antes (nunca infidelidad posta, otras boludeces) y es re buena. Y la quiero pero me tienta muchísimo el afuera (encima se me acaba de confesar una amiga hace un tiempo).


¿Qué opina doctor? ¿Cómo ve la situación?

Su situación es muy compleja así que voy a tratar de ser muy medido con mis palabras: mi pronóstico es que esa relación se va a pudrir antes que la salsa Pomarola que tengo en la heladera (dato: ya está abierta).

Tiene 19 años y si no empieza a ponerla a diestra y siniestra en cuestión de días morirá ahogado en su propia polución nocturna.


No puedo pasar por alto el ligero tedio que noto en sus palabras: que lo tienta el afuera, que no lo complace sexualmente, que la relación ya no es lo que era. Bueno, le tengo noticias: siempre será así.

La diferencia radica en que a los 25 va a tener la cuarta parte de la tolerancia que tiene ahora, y a los 30 -con suerte- la décima parte. Ya extrañará con nostalgia los días en que podía masturbarse con la puerta del baño abierta y gritar durante el momento del orgasmo en sus tiempos de soledad. Créame: el paso del tiempo convierte a la mujer en un bicho muy poco llevadero.


Resumiendo, creo que sus opciones son 3.

1) Dejarla.
2) Estirar la relación y ver qué pasa.
3) Seguir y garcharse todo hasta decidir qué hacer (asumiendo el riesgo de que lo agarren).

Recuerdo vagamente cómo era eso de tener 19 años y teniendo en cuenta su condición, mi sugerencia es la 3. Pero no deja de parecerme una sugerencia por demás irresponsable así que yo dejaría todo liberado a votación de los lectores.


Veremos qué pasa en los comentarios.






De profesión: mentiroso.

Hay profesiones que potencian al mentiroso bastardo que todos llevamos dentro. Por ejemplo los plomeros, electricistas y mecánicos, que llevan decenios valiéndose de tecnicismos y ardides engañosos para convertir sus ruines oficios en un arte mejor remunerado.

No me olvido más de un cerrajero que, después de abrirme la puerta de casa deslizando una radiografía inmunda por el pestillo, soltó por lo bajo un presupuesto devastador:

-Y… son 300 pesitos…


Siempre que dicen “pesitos” es que te están por estafar.

- ¿Eh? ¡Pero si no tardaste ni un minuto!
- ¿Pero qué precio le pondrías a quedarte afuera de tu propia casa?


¡Qué sabandija hija de re mil puta! ¡Por $300 mangos tenés que abrirme la puerta con la radiografía del coxis de Pamela David! Hecho mi descargo, creo justo asumir que estas viles alimañas son males necesarios que ameritan el esfuerzo de aprender a lidiar con ellos.

Sin embargo en el último tiempo surgieron montones de oficios absolutamente inútiles que llevaron la mentira a un nivel de enajenación inédito: personal shoppers, asistentes de imagen, coachs ontológicos y licenciados en recursos humanos, rinden un culto a la improductividad rentada que sólo se sostiene en la enorme mentira que generaron en torno a sus inútiles disciplinas. Cada vez que las revistas de actualidad se quedan sin temas para llenar sus páginas, acuden a estos inútiles remunerados y toman nota de sus estúpidas patrañas:

- ¿Quienes contratan el servicio de una asistente de imagen?
- "A mí me llaman muchos empresarios, diplomáticos, políticos, figuras del espectáculo, no sé…

- ¿Y podés contarnos de algún conocido?
- " Te puedo nombrar a Naty Oreiro que ya es una amiga más que una clienta… y ahora estoy trabajando con Carlita Peterson en un nuevo proyecto, pero no puedo contarte nada porque es Top Secret jijiji".
- ¿Y en qué consiste el trabajo de una asistente en imagen?
- “Tipo miles de cosas… hace un mes estuve en la Fashion Week en Paris con Wally Diamante, Daisy Chopitea, Andrea Burstein y Federido Rivero y estábamos viendo las nuevas tendencias y de pronto me preguntaban lo mismo. Te pongo un ejemplo. Hace unos días me llamó Lindsay Lohan y tipo que le tiré algunos tips para que busque otros papeles... you know
(sic)... otros roles… porque la veo como muy encasillada... básicamente yo oriento a la gente en lo que tiene que hacer con sus looks, con su carrera... ¿me entendés?"


Todo esto nos contaba Maite Luzuriaga mientras la Policía Federal la desalojaba de su monoambiente en Liniers por adeudar 4 alquileres.

Y lo peor es que les creemos. Es como el efecto del carro del vencedor: aquel fenómeno por el cual queremos subirnos a todas las movidas que nos venden como exitosas. Aunque nos parezcan una gran pelotudez, aunque no sean exitosas en lo más mínimo.

Al principio yo me hacía mucha mala sangre porque les creía ciegamente pero ahora sé que la verosimilitud de estos papanatas siempre pende de un hilo y puedo vivir en paz. El viernes me llamó el Gordo Quique, un amigo metido “en eso de las puntocom”.

- Hola Maaauuuu, ¿en qué andás?
- ¿Sos vos, Gordo?


Lo reconocí por ese tono de cheto impostado que lo acompaña hace 3 años.

- Él mismo.
- ¿Otra vez cambiaste el número?
- Sí, “me tuve” que comprar un Nokia N95 por el trabajo, aparte del Nextel que también me lo quedé.
- ¿Y en qué andás Gordo?
- Bien ¿y vos? ¿el laburo?

En tiempos de crisis uno tiende a minimizar sus logros y maximizar sus miserias. Creo que es como un código de solidaridad y consideración.

- Y qué sé yo… igual que siempre: sueldo de mierda, mucho trabajo y encima rajaron a un par. ¿Y vos gordo?
- Yo la estoy juntando con pala…
(juro que contestó eso).
- Groso.

Cuando éramos amigos íbamos a comer y el Gordo se colgaba horas hablando de sus oportunidades de negocio: que había comprado bonos de deuda, que estaba representando a un jugador del Nacional B, que estaba a punto de generar una 0600 de contactos y otros disparates que no me acuerdo. Un día me aburrió y decidí no verlo más. No sólo porque era un gordo pedante y pelotudo, también influyó el hecho de que me llenaba la ropa de olor a cigarrillo. Pero hace poco nos cruzamos en un casamiento y no quedó otra que seguir como si nada hubiera pasado.

- 12 lucas… a veces 15…
- ¿Qué cosa?
- ¡Lo que estoy ganando!

El Gordo tiene una obsesión por monetarizar todas las charlas.

- Dejame de joder… ¿Eso se gana diseñando webs?
- Maurito, el negocio de las puntocom no es sólo diseñar webs. Internet es el futuro, es un negocio millonario… ¿Qué precio le pondrías a quedarte afuera del medio del futuro?
- Gordo… Facebook, Google y Youtube valen millones, los demás son un montón de monigotes comiendo churrasco y eructando sushi…
- …
- ¡Che, Gordo! Hablando de sushi, ¿te acordás que una vez te garpé en Itamae porque andabas corto de guita?
- No me acuerdo, ¿cuándo no tuve guita?

- Bueno, Gordo. Dejá...