miércoles, marzo 25, 2009

100% Lucha

Nota: Si llegaste hasta acá googleando "100% Lucha" es el momento de que te hagas hombre y aprendas cosas que de verdad aporten algo a tu futuro cercano, como el caso que un lector plantea a continuación.

Date: Fri, 20 Mar 2009 15:31:33
Subject: 100% Lucha

From: xxxxxxxx@gmail.com
To: srmauro78@hotmail.com

Señor de los señores:

Me dirijo a usted para que me guie por este cruel camino que son las mujeres. Hace unos días pasé a buscar a una niña con mi vehículo. Le aclaro que la chica en cuestión me parece más que bonita con su cabellera rubia, sus ojos azules y esas sonrisas que cuando uno las ve queda medio pelotudo...

La cuestión en sí y la razón del mail es que después de cenar nos quedamos charlando un largo rato antes de llevarla a su casa. La cuestión es que freno y la chica se saca el cinturón y se queda ahí nomás en el asiento sin intenciones de salir... Yo no hice nada.

Según mis compañeros de laburo me recibí de looser, de cagón, de virgo y de demás cosas que no puedo reproducir ya que ni siquiera atiné a robarle un beso.

¿Usted qué opina? ¿ahora cómo procedo? Ya que le mande un sms hoy preguntandole si hacia algo y su respuesta fue "mañana viajo así que me acuesto temprano"... Ayuda maestro.

Un simple seguidor suyo...

Date: Wed, 27 Mar 2009 20:34:51
Subject: Re: 100% Lucha
From:
srmauro78@hotmail.com
To:
xxxxxx@gmail.com

El que usted cometió es un error muy común: respetar a la mujer, un modus operandi que no conduce a resultados positivos desde los tiempos del virreinato.

En mi juventud he cometido el mismo error: durante las últimas 10 cuadras, y antes de llegar al chiquero de la cerda de turno, aminoraba la marcha de mi rodado y me esforzaba por parecer ocurrente emitiendo un montón de latiguillos inteligentes que tenía previamente libretados.

El resultado esperado era que me amen locamente y me ofrezcan una lustrada violenta que amortice el costo del cine y la cena: pero eso rara vez sucedió.

Con el tiempo me dí cuenta que este despilfarro de galantería e ingenio jamás sería valorado, por eso un día decidí hacer silencio:

- Estás muy callado.
- ...
- ¿Te pasa algo?
- No.
- ¿Qué te pasa?
- No me hables, estoy concentrado en algo.

Iba concentradísimo mal imaginando a Dana Fleyser, Yanina Zilly y la Ritó propinándome una tirada de goma descomunal que yo recibía desnudo y con las medias puestas. No sé bien por qué pero no me gusta sacarme las medias cuando me hago los ratones.

Mi objetivo era llegar a la puerta de su chiquero caliente como pava humeante y duro como mezcla de Poxilina. Cuando llegamos, proseguí con el plan.

- Listo, llegamos a tu casa. ¿La pasaste bien?
- Sí.
- ¿Te gustó la cena?
- Sí.

Entonces, y sin más preámbulos, le dije lo siguiente:

- Bueno, pasemos al asiento de atrás porque de postre vas a probarte este churro.

Si le funciona, genial. Y sino tengo un cerrajero buenísimo que le arreglará el portazo.

Recién en Farmacity

La vieja tenía comezón ahí abajo y yo, que soy una mierda de persona, la tuve que seguir. No pude impedirlo, es que no tengo respeto por nada ni por nadie. Sólo la seguí por el Farmacity, fingiendo que miraba medicamentos, cosméticos, shampúes. Por un momento fui un calvo que evaluaba peines en una góndola, esperando, especulando el momento en que la vieja me dé la espalda para inmortalizar la vergüenza de una mujer con picor vaginal. Un hombre que no maduró, un irrespetuoso, un fetichista, un demente.
Les advierto que este es uno de esos posts que después me dan vergüenza y los borro.

sábado, marzo 21, 2009

Los mejores 50 blogs de Argentina

La revista TDI juntó a 30 personas y en vez de organizar una orgía de proporciones faraónicas, decidieron pedirles que elijan los 50 mejores blogs de Argentina (debe ser porque no los pudieron juntar en el mismo momento y lugar).

No me voy a hacer el humilde pero tampoco me voy a hacer el duro: era merecido, pero no me lo esperaba. ¡Muchas gracias!

miércoles, marzo 18, 2009

Mujeres que hay que conocer antes de morir. Hoy: la Freudiana.

Estimado lector masculino, esta frase tiene que grabársela a fuego: El destino de su pareja, para bien o para mal, depende casi exclusivamente de lo que la psicóloga le diga a su novia.

Hoy la inmensa mayoría de las chicas hacen terapia.
Eso no sería un problema si las chicas fueran a un buen profesional, de esos que tienen 35 años de carrera y 60 de experiencia de vida. Esos tipos de peladas lustrosas, orejas inmensas y bigotes espesos que imparten sabiduría en consultorios céntricos con paredes cubiertas de diplomas. Esos terapeutas que se tocan la barbilla mientras hablan pausado, que fuman tabacos mentolados y atesoran una biblioteca plagada de libros de hojas amarillentas y ensayos de su autoría; profesionales que entienden a la perfección las necesidades de la mujer, los tiempos de los hombres y la mecánica de las relaciones.

Pero lamentablemente los honorarios de esos psicólogos ascienden a $300 la sesión, motivo que obliga a nuestras novias a elegir el mejor consejero que $30 puede costear: una improvisada fóbica de los hombres que salió de la facultad hace 2 meses. Una amiga remunerada, un mono con navaja, un titiritero con Parkinson.

No hay que ser un Einstein para darse cuenta que el origen mismo de la psicología es irrisorio: la terapia es la vacuna para una enfermedad ya erradicada. Hoy no hay pueblos invasores que se apropien de las mujeres esclavizándolas y ultrajándolas; ni hogueras que conviertan a las adúlteras en cenizas. Tampoco hay padres que decidan el destino amoroso de sus hijas, ni mujeres impedidas socialmente para seguir sus vocaciones. ¿Dónde estaba la psicología cuando tenía que contener a esas mujeres?

Hoy las mujeres tienen voz y voto, igualdad social y laboral, Utilísima Satelital y depilación láser. ¿Entonces para qué pueden necesitar un psicólogo la inmensa mayoría de las chicas de hoy?

Aparentemente, la problemática de las jóvenes modernas incluye dramas de diversa índole:

· Trabajo: la extenuante presión laboral de las empleadas administrativas (¡un stress!).

· Familia: la separación de los padres (conflicto que están tratando de elaborar desde 1989).

· Sociedad: la imposibilidad de imitar los parámetros de belleza que imponen las modelos y el photoshop.

· Psicología: fobias pelotudas varias (oscuridad, altura y un interminable etcétera).

¡Tus papis no se quieren, tenés un trabajo de mierda y le tenés miedo a volar! ¡Pero qué pelotuda sos! ¡Tenés los mismos problemas que tenemos todos!

La chicas modernas convierten la cotidianeidad más absurda en un auténtico drama de la vida. Van a la psicóloga con la convicción de ser especiales y llevan exactamente el mismo problema que la anterior, la anterior de la anterior y todas las siguientes. Esa es la principal causa por la que las psicólogas novatas imparten sus diagnósticos de molde que, como es de esperarse, no solucionan nada.

Si Freud necesitaba 3 años de terapia para lograr algún progreso en sus pacientes, ¡imagínense con estas inútiles desahuciadas que hasta hace 2 meses estaban subrayando fotocopias con resaltador naranja en un Mc Café!

Por eso, y para fidelizar a sus clientas, al tercer o cuarto mes de terapia, la psicóloga novata sugiere un nuevo tema que le garantice algún cambio que pueda capitalizar como avance en el corto plazo:

Psicóloga: ¿y tu novio? Nunca hablamos de tu novio...
Paciente: Estamos bien.
Psicóloga: ¿Segura?
Paciente: Sí, todo bien.
Psicóloga: Pero bien no es “muy bien”. No tenés que conformarte.

“No tenés que conformarte” es la bomba atómica.

Desde ese día la pelotuda de tu novia te hincha las pelotas como nunca. Es como si de pronto descubrieran la mismísima esencia masculina: que las cambiamos por la Play (es que es tan divertida...), que no valoramos que nos cocinaron (¿qué no era una obligación?), que no las escuchamos cuando hablan (¿cómo nos descubrieron?), que es imposible separarnos de la compu (es que siempre aparece porno nuevo...), que no pensamos a futuro (es que pueden pasar tantas cosas…), que nos babeamos con las culonas que bailan en lo de Tinelli (¡y cómo no hacerlo!) y un sinfín de boludeces que -queridas chicas es necesario que lo sepan- con absolutamente todos los hombres va a ser así.

Un sábado Marina golpeó a la puerta de casa pero no entró. Estaba rara, distante. Teníamos previsto que venga a dormir, como todos los sábados.

Marina: Hola Mau… creo que no vamos a seguir más.
Mauro: ¡¿Qué?!
Marina: Que no vamos a seguir más.
Mauro: Entrá… no vamos a discutir esto en el pasillo.
Marina: No, no voy a entrar.
Mauro: ¿Pero eso que tenés ahí no es el bolso que traés todos los fines de semana?
Marina: Sí, pero me arrepentí en el viaje.
Mauro: ¡¿Decidiste esto en un taxi?!
Marina: Sí, pero es algo que venía pensando…
Mauro: Yo pensé que estábamos bien…
Marina: Sí, estamos bien, pero no por eso tengo que conformarme...
La semana siguiente la psicóloga aseguró: "ya tenemos un avance".

sábado, marzo 14, 2009

Un nuevo 100% Lucha

From: xxxxxxx@gmail.com
Subject: Gurú, tengo una duda (no la podonga).
Date: 12 Mar 2009 13:07:45

1) Bueh, creo que después de tu último posteo de 100% lucha no puedo negar que das muy buenos consejos en lo que a sexo se refiere. Además, descarto que de publicar el presente mail, protegerás mi identidad.

Me tomé el atrevimiento de dividir el mail en capítulos y rebautizarlo como Bruno para proteger su identidad.

2) Soy de los que gustan de ver acabar a la mina. Llamalo servicial, dominado o lacayo, pero lo cierto es que ver que lo tuyo las satisface plenamente es para mi, muy gratificante.

Elijo "lacayo" y sólo porque siervo no está entre las opciones.

3) Sacando polvazos fortuitos, la mina con la que durante más tiempo tuve relaciones era una ex que no era de acabar fácil. Cada orgasmo suyo requería un colchón adecuado, que ella esté arriba, que el ambiente esté acorde y los dos a pleno, así lográbamos lo que para mi es un buen rendimiento de 3 a 1 (polvos mios vs. orgasmos de ella).

Por suerte se sacó a esa cerda insufrible de encima. Mi experiencia me enseñó que las mujeres nunca se vuelven menos hinchas pelotas con el tiempo. El hinchapelotismo es una condición que en la mujer siempre avanza implacablemente hasta alcanzar límites insospechachos.

¿3 a 1? La devaluación de su orgasmo es un aspecto a tratar en futuras consultas.

4) Concluída la relación con ella y tras un tiempo a agua y paja, encontré con quien hacer mis chanchadas nuevamente.

Mire Bruno, me dió la sensación que mencionó el agua y la paja así como despectivamente y no me gustó nada. Tanto el agua como la paja pueden alcanzar niveles de placer superlativo agregándole apenas un Tang Sticks o un chorrito de Aceite Johnson´s respectivamente (confundir el orden podría traer resultados catastróficos).

5) Como sé que sos curioso, agrego que la nueva es bien blanca, de pelo negro, ojitos verdes, flaca, sin rastros de culo pero con un buen par de tetas que parecen copiadas y pegadas de otro lado.

Esa tipología ya fue descripta acá pero ¡qué recuerdos evocó con su descripción!

Corría el año 1995 en Buenos Aires y yo empezaba a descubrir el delicioso encanto del sexo remunerado. La pequeña puerta de una casona vieja sobre Scalabrini Ortíz y Av. Santa Fe sugería el ingreso a un mundo desconocido. Un cubano harapiento entregaba tarjetas con provocativas fotografías femeninas mientras custodiaba ese portal tenebroso que yo decidí atravesar.

Así que junté coraje y entré. Una vez adentro subí una escalera casi interminable y... ¡Dios me libre! ¡pero qué lugar acogedor!


Olor a encierro y ni una ventana que nos contacte con el mundo exterior. Una mesa de pool, la clásica oscuridad que antecede al pecado y un sinfín de taxistas y borrachos panzones dispuestos a lo largo de una barra, tomando cervezas y deglutiendo maníes que agarraban de un fuentón con sus manos llenas de Escherichia Coli y otras bacterias de esa calaña.

Y entre todos esos elementos, dispersas aleatoriamente, montones de mujerzuelas en tanga y portaligas amalgamando la mezcla.

¡Qué linda escena!

Totalmente enceguecido por la adrenalina elegí mi mujer: una hermosa morocha de senos abundantes, nula cadera y escaso trasero que vestía un conjuntito blanco de encaje. Juntos ingresamos a una habitación apenas iluminada con 3 Osram rojas de 60 watts.

Al sacarse la tanga me shockée un poco: recordemos que por aquellos tiempos la Salomón, la Pradón y otras cerdas de antaño habían impuesto el uso de la tanga a la altura del ombligo.

Yo tenía casi nula experiencia en el terreno sexual y esas tangas generaban una ilusión visual que no se correspondía con la realidad: yo estimaba que el culo de la mujer empezaba en la mitad de la espalda y se extendía por no menos de 50 cmts. de largo. Cuando esta mujer se retiró la tanga se reveló ante mis ojos una raya anal de no más de ¡7 cmts!

¡Qué colicortismo exacerbado!
En su momento fue muy traumatizante, pero de más está decir que hoy esa condición está totalmente asimilada, ni hablar cuando hay un busto potente compensándolo.

6) El problema era que la mina gemía fuerte y se empapaba entera, pero nunca parecía terminar de terminar, no tenía un pico orgásmico que yo pudiera detectar.

Me ponés en un aprieto porque es una pregunta de índole médica... Bue, no importa, sin más rodeos: es que las mujeres sin cadera garchan de puta madre pero tienden a la anorgasmia.

7) Terminado el último polvo la indagué para saber si la pasaba bien y si terminaba. Me dijo que siempre terminaba y que incluso en ése último polvo perdió la cuenta de las veces que alcanzó el limbo. Mi pregunta es: ¿Existe realmente ésta especie de orgásmica discreta, o era sólo una mentira para no hecharme abajo mi supuesto despliegue de virilidad?

Sin otro particular, espero vuestra respuesta.

En mi experiencia la multiorgasmia es una condición reservada a las mujeres que superan el metro de circunferencia anal. Jamás confiaría en una multiorgásmica sin trasero.

De hecho, y sólo en auténticas
peras humanas he visto una curiosa condición: la vagina-interruptor. Basta con introducirla violentamente en esta variedad para que acaben. Un invento fabuloso.

Mi opinión, y redondeando el concepto, es que cada persona es responsable de su propio orgasmo. Además, si Dios no avalara el "orgasmo mentiroso" en la mujer, estas acabarían con pruebas percibibles mediante cualquiera de los 5 sentidos... tal como nosotros (y si alguna le dice que el semen no emite sonido, acábele en la puta oreja para despejarle la duda).

Lo más probable es que su chica esté engrosando el 40% de anorgásmicas pero no creo que esté fingiendo, pienso que debe estar llegando repetidas veces al pre-orgasmo y cree que todo termina ahí. Con el tiempo y mucha dedicación de su parte puede que sea reparable. Mientras tanto, quiérala como es y no le arruine la fantasía.

Cordiales saludos!

jueves, marzo 12, 2009

100% Lucha

From: xxxxxxx@hotmail.com
Subject: Pregunta al Gurú
Date: Thu, 5 Mar 2009 21:26

Hola Mauro, me llamo Bernardo, tengo 19 y siempre leo tu blog. Es genial, especialmente lo que planteás en 100% Lucha, en mi grupo de amigos seguimos esos consejos al pie de la letra.

Bue, voy al grano. Ahora resulta que a un amigo la novia le insinuó que la tenía chiquita y mi amigo está medio traumado con ese tema. ¿Qué podemos hacer?

From: Mauro

Subject: Re: Pregunta al Gurú
Date: Fri, 6 Mar 2009 22:14

Vamos Bernardo… “un amigo”…

Decime puntualmente qué te dijo y capaz pueda ayudarte.


También sería de ayuda una foto y descripción pormenorizada de la victimaria para saber con qué clase de enemigo estamos tratando.

A la espera de tu respuesta, cordiales saludos.

From:
xxxxxxx@hotmail.com
Subject: Re: Re: Pregunta al Gurú
Date: Tue, 10 Mar 2009 23:48

Bueno sí. Yo se la estaba dando y le dije “tomá esta barra de carne, cerda” (el “cerda” me lo copié de vos) y ella se rió y me dijo “jijiji barrita jijiji”.

Es una hija de puta.

Tiene 18 años, es bajita y chiquita, morocha con flequillo rolinga, muy buen culo, es una misionera divina. Te paso una foto pero no la publiques, aunque no sé en qué puede ayudarte todo esto.

Espero tu respuesta.


From: Mauro

Subject: Re: Re: Re: Pregunta al Gurú
Date: Wed, 11 Mar 2009 20:19

Qué cerda de recontra lujo. Era de curioso nomás.


Yo no sé por qué le dicen “el misionero” a la posición tradicional si todas las misioneras se prenden de “la chagar” como paraguaya a la mandarina.


“El misionero” debería llamarse a la posición en que el hombre descansa placidamente con las manos por detrás de la nuca mientras recibe una regia lustrada mirando repeticiones de La Botica del Tango o el sutil humor de Rompeportones por Canal Volver.

En fin. Tu caso es muy común y no tenés por qué preocuparte, de hecho tengo la respuesta justa para tu problema.

Hace un tiempo sintonicé la radio por accidente y escuché una frase muy cierta que justifica por sí sola toda la radiación putrefacta que emiten las antenas de las AM y la mismísmima existencia del bodoque incogible de Daisy May Queen.


Si no recuerdo mal fue en"Basta de Todo". La frase fue por demás reveladora, tanto que odié que no se me haya ocurrido a mí: las mujeres quieren comerse una grande, que le metas una mediana (y, dentro de las posibilidades, torcida) y que le rompas el culo con una chiquita.

De lo antedicho se desprende que efectivamente no hay poronga que les venga bien.

No te dejes amilanar por sus críticas despiadadas que sólo tienen por objeto minar tu autoestima para que te avergüence tu pene y le seas fiel. Cuando te diga un improperio semejante decile sin miramientos que basándote en el aspecto y tamaño de su caverna de carne cruda vos manejás claros indicios de que le detonaron una mina anti personal del Vietcong ahí adentro porque no sólo es grande como una jodida alacena sino que tiene un aspecto como de esssplotada.

Las palabras “detonar” y “Vietcong” son de aplicación obligatoria.


Sin más, me despido atentamente.

martes, marzo 10, 2009

Cómo dirigir a un Creativo Cliché

- Decí un número del 1 al 10.

- 4...

- 1, 2, 3, 4. Ahora elegí: el morral, las Converse, el i-pod o la manzanita.

- Manzanita.

- Manzanita, de puto: Hay que buscar otras propuestas.

Las vemos a la tarde.

viernes, marzo 06, 2009

• Extra, extra: si sos mujer y los putos te admiran se te demacra toda la jodida cara.

Yo no sé qué carajo hacen algunas mujeres para convertirse en íconos gays; lo que sí sé es que cuando lo hacen, firman su propia sentencia de muerte.

Quizá sea que un día un morfeta se levanta un poco menos morfeta y dice “che, me cae bien esta fulana”.

¡Y resulta que todo el resto de la logia morfeta apoyan la moción!

¿Será que los gays eligen sus víctimas al voleo? ¿o será premeditado? ¿Hay un ensañamiento personal o simplemente no pueden evitar joderle la cara a alguien cada tanto?

De verdad no lo sé. El problema es que ser la depositaria de toda esta simpatía y admiración maraca tiene consecuencias nefastas para la fisionomía facial: desde el día en que los gays ofrecen idolatría a una determinada mujer, esta comienza un lento e irreversible proceso de corrosión facial que la convierte en un tótem horrible.

Observemos un caso arquetípico:

Aparentemente Moria Casán fue un símbolo sexual para nuestros antepasados. De verdad me costaba mucho creer este delirio y encima Felipe Pigna no me atendía el teléfono como para corroborarlo, así que me conseguí unos Corega Tabs y me dirigí a un geriátrico a ofrecerlos a cambio de testimonios de primera mano.

8 gerontes avalaron la hipótesis: todo indicaría que Moria Casán alguna vez estuvo buena y fue la fantasía de los machotes de antaño, aquellos que se bancaban las picaduras de los mosquitos sin recurrir al Caladryl y que después de comer se metían el escarbadientes en plena mesa hasta dejar una brochette a escala llena de piolines de carne vacuna.

Incluso uno de los ancianitos -que pidió permanecer en el anonimato- deslizó por lo bajo que la otrora morocha de curvas pronunciadas fue el fetiche sexual del mismísimo Juárez Celman, a quien le brindaba extenuantes sesiones amatorias que lo dejaban pidiendo por agua.

Pero hoy su realidad es muy distinta:

Poco a poco la mina empezó a incursionar en eso de las frases pelotudas y se terminó convirtiendo en un ícono gay. Desde ese momento, en vez de envejecer con relativa dignidad como el resto de los entes humanos, fue mutando en un monstruo cada vez más aterrador: se quedó pelada, empezó a esconder su abrumadora fealdad debajo de ridículos peluquines, la piel del escote empezó a mimetizarse con la de las carteras de cocodrilo y el rostro se le chupó todo al jodido cráneo para dar forma a una inequívoca calavera equina de proporciones escalofriantes.

Desde que los gays le ofrecen pleitesía los doctores coinciden: la diva desarrolló una dermoporosis galopante que amenaza con convertirla en el bicho ese de Cuentos de la Cripta.

Otro caso internacional es el de Madonna:

Todavía recuerdo aquellos tiempos en que Madonna calentaba a todos los hombres. Creo que hubo un video en el que incluso Jesús la miraba con un poco de ganas y no era para menos, la mina escribió Sex, hizo un show con tetas cónicas, se trincó un par de negros, se comió a Vanilla Ice (un nabón que copiaba a Jazzy Mel), se curtía minas, le encajó un chupón a Britney y le clavó un lenguado a Aguilera (pero la cámara no lo captó y seguro rajaron al Switcher Máster por infradotado mental).

La mina era un símbolo sexual y hoy es una momia disecada. ¿Cómo fue que pasó todo esto?

Parece que un día los Topus se empezaron a copar mal con Madonna: todo comenzó tímidamente con Vogue, tema que fue una provocación innecesaria de la diva del pop. Es sabido que a los putos les encanta todo eso de gesticular con las manos y sacudir la cabeza lateralmente con el cogote rígido tal como hacía Madonna en aquel video.

Pero el demoledor efecto de la pleitesía de los cola con vértigo se hizo notar recién ahora: la víctima empezó a mutar en un monstruo aberrante y hoy parece un error de cálculo en el transportador de partículas de la película La Mosca.

Madonna está hecho un manojo de venas explotadas y nadie sabe cómo fue que pasó: claramente es el efecto demoledor de la energía maraca que le carcome la dermis hasta convertirla en una cruza entre Rambo III, Skeletor y un tomate disecado.

¿Qué mierda hicieron con la cara de esta mujer? ¿Y por qué se ensañaron tanto con ella? Nadie lo sabe.

Un caso que aún se mantiene dentro de una influencia moderada es el de Luciana Salazar.

El otro día escuché a un rosita deslizar por lo bajo que “la única diva es Luly” y ahí entendí todo, hace 2 años la mina era una bestia humana: senotes descomules, un orto repisa lleno de carne y una cara de nena bien que te dejaban tartamudeando un día entero. Pero ahora se le chuparon los pómulos, se le enflaqueció la carnaza anal y la cara tiende lentamente a mimetizarse con la de Zac Efron y Elvis Crespo: con piel de muñeco de cera y cejas guasónicas dibujadas que anticipan lo que se está por venir.

Sinceramente no sé cuántas pruebas más necesitan para creerme que todo eso es culpa de la energía corrosiva que irradian los gays cuando le toman afecto a una chica pero piénsenlo bien, a mí me parece bastante evidente.

domingo, marzo 01, 2009

El BeniTop

In the morning, soy modelo, soy modelo...

I am fashion, soy modelo, soy modelo...

I´m the Benit, soy modelo, soy modelo...
In the evening, soy modelo, soy modelo...