sábado, noviembre 29, 2008

El escribano y Tiger Woods

Hoy concreté la venta de mi departamento, situación que puede catalogarse de milagrosa teniendo en cuenta la actual parálisis de nuestra economía. La felicidad me había invadido por completo y no era para menos: el próximo derrumbe de la economía local no representaría para mí una desgracia, sino la posibilidad de enrolarme en las filas de los especuladores financieros que se benefician en tiempos de crisis (creo que le estoy robando textualmente el discurso a un taxista delirante que me tomé la semana pasada).

Estaba convencido que había pasado de pelagatos a genio de las finanzas en un solo paso, y aunque todos parecían complotados contra mi felicidad, nada logró inmutar mi estado de algarabía plena.

A las 9 de la mañana el auto decidió que no iba a arrancar y era imposible sacarlo de la cochera que debía entregar. A las 10 mi fiel mecánico me estaba advirtiendo que las baterías habían dejado de valer 70 manguitos para cotizar más o menos como la cuarta parte del inmueble que estaba por vender.

Minutos más tarde mi vecina me retuvo 10 minutos en el pasillo con su perorata de ancianita solitaria: esta vez la queja era que el chino de la vuelta se excusa en la falta de monedas para darle el vuelto en caramelos. Pobre vieja, le deben quedar 6 dientes y el chino hijo de puta le da el vuelto en masticables. Alguien tendría que hacer algo.

Al llegar al trabajo una fulana mencionó algo que logró sacar a relucir la bestia incivil que habita en mí:

Fulana: “... porque un año de perro equivale a 7 años de humano …”

Bestia Incivil: “A nadie le divierte que tu pobre animalito cuadrúpedo haya vivido sólo 13 años. La naturaleza es una hija de puta que le da a las tortugas de mierda la posibilidad de vivir 200 años y a los Golden Retriever, que orientan a los cieguitos y dan bien en las publicidades, no más de 15 años. Pero no por eso un año de perro equivale a 7 de humano. Te ruego encarecidamente que no repitas más esa pelotudez”.

Casi me saqué pero me contuve, todavía tenía que concretar la venta y para eso debía toparme con una de las mayores desgracias que habitan la faz de la Tierra: los escribanos.

Primos lejanos de los abogados e hijos políticos de los contadores, los escribanos son seres autómatas cuya única finalidad en la vida es sentarse en cómodas oficinas climatizadas, leer unos edictos inmundos plagados de palabras difíciles, poner una firma y exigir que por eso les dejen el 10% de lo pactado en la operación.

Estamos todos locos: ¿un 10% de la operación sólo por dar fe? ¿Acaso no eran los pastores evangélicos los que comercializaban la fe a cambio de un diezmo?

Después de fumarme 6 hojas de su voz monocorde repitiendo una densidad de tecnicismos por centímetro cuadrado que desafiaba los límites de la lógica, el escribano Lopetegui dijo las palabras mágicas que liberaron toda mi furia:

Escribano:
“el aporte notarial, los certificados administrativos, el impuesto a la transferencia inmobiliaria, el diligenciamiento, la recopilación de antecedentes, la liberación de deuda y el 50% del impuesto fiscal corren a cuenta del vendedor”.

Mauro: “¿Lo qué? ¿Lo qué? ¿Lo qué? ¿Qué sale todo eso?”

Escribano: “acá tiene un desglose…” (mientras me pasaba una factura de 10 renglones).

Mauro: (fingiendo serenidad) “Yo pensé que sólo tenía que pagar ese cosito del 1.5%”.

Escribano: “Eso es el impuesto a la transferencia inmobiliaria, pero también le corresponden la mitad de los sellos y mis honorarios”.

Este ente satánico pretendía un fangote de guita por escribir 6 hojas en una Olivetti con interlineado doble. Vil sabandija que cobra a la gente por poner una firma y decir con naturalidad 3 o 4 términos grandilocuentes (cuando dijo "nomenclatura catastral" casi me dio gusto pagarle, pero después recapacité).

¡Por el amor de Dios, que se busque un trabajo digno!

Mauro: (con falsa sorna) -“Federer y Tiger Woods no cobran el autógrafo… ¿pero tu firma vale 2 lucas?

Escribano: “je je je claro que no… ahí hay un desglose” (mientras con su falange torcida de tanto contar billetes señalaba "diligenciamiento" y "recopilación de antecedentes" en la factura.

Mauro: "¿En serio eso es lo que valen 3 llamados telefónicos y 5 fotocopias? Porque yo también te llamé y más veces que vos a mí..."

No importa lo que diga, este hampón sinvergüenza no entraba en razones. Parecía ni percatarse de lo indecente que es su trabajo de animal carroñero, así que negocié hasta donde pude y me fui sin pelear, con la convicción de que elegí mal la carrera y que al fin y al cabo, Tiger Woods y Federer también son un poco hijos de puta: por culpa de ellos el repuesto de la Gillette Mach 3 vale como 15 mangos.

17 comentarios:

Vulgar dijo...

1. Pensá en la vida de mierda que debió haber tenido ese pobre hombre para elegir ser escribano.
(se te pasó un poco? da más pena que bronca ahora, viste?)

2. Hay que hacer algo con los chinos. Además cuando te dan los caramelos, te rozan la palma con su uña larga y mugrienta. Aunque sea, el de al lado de mi laburo.

Anónimo dijo...

a veces conviene aclararle al futuro comprador:
-quiero $ XX.XXX LIMPIOS, en el bolsillo.

y le dejas al otro el paquete.

Tomás dijo...

Son fracasados a los que no les da el cerebro y el cuero para ser Abogados. Por eso van a la Facultad de Derecho y estudian esa bosta.
Su funcion es dar ¨fe¨...si; eso...dar ¨fe¨ de las cosas.

Con un amigo le quisimos pagar una Coca al chinito con esos caramelos pedorros que te venden....Entendió la humorada, pero no le hizo mucha gracia.

Javier Storni dijo...

Totalmente identificado con tu relato de los escribanos. Son unos ladris. Fijate que ni siquiera tienen necesidad de invertir para mejorar competitividad, algo esencial de cualquier empresa, dado a que tienen la vaca atada.

marina dijo...

uyuyuy! cuanta ignorancia! porque no se informan en lugar de repetir pavadas!
Primero, el laburo de escribano es agotador, aunque vos solo veas la parte de la firmita.
segundo, tienen en juego toda su carrera en un ratito porque esta lleno de hijos de puta estafadores que desaparecen y despues el escribano tiene que agar todo.
tercero, los escribanos no solo terminaron abogacia sino que estudiaron muuucho mas para poder ser luego de abogados escribanos.
informarse antes de hablar le haria tan bien a esta sociedad.

Mauro dijo...

Marina:

1) Agotador es hombrear en el puerto o trabajar en una metalúrgica en turno noche con 45° de térmica. No me resulta agotador tener 2 o 3 escritos de base a los que les cambiás los nombres, razones sociales y las direcciones y quedan listos.

2) Ese riesgo de que a vos te estafen es lo que me cobrás a como si fuera el costo de oportunidad de estafarte. De nada.

3) Nadie te obligó a seguir el mandato familiar, salvo que sea muy buen negocio.

Endocimia dijo...

entrando por primera vez

Tomás dijo...

Te agrego un par mas

4) Si, son abogados, pero no pueden ejercer.

5) Un Cirujano es médico, y estudio muuucho más para su especialidad. Sin embargo, si vas a cualquier Hopital publico, te opera y no te pide el 6% de tu patrimonio.
Ambos tienen una utilidad pública.

Lo que le hace bien a la sociedad es pensar, no informarse. Sobre todo cuando aca TN, Clarin y similares, son los que informan.

Mauro dijo...

Vulgar: son tristísimos. Nadie nace con la vocación de leer escrituras pero alguien tiene que hacerlo. Pero para pedir diezmo que se hagan pastores evangélicos... Con respecto a los chinos, hay un restaurant libre chino que hace unos platos roñosos inmundos con olor a mugre que te cobra extra si dejás comida en el plato. Voy a averiguar nombre y dirección y denunciar a esos amarillos roñosos.

anónimo: la verdad que sí, hay que decir "quiero esto" o "tengo esto".

Tomás: es cierto, dan fe. Como los pastores evangélicos, que también cobran diezmo. Si me hubiera percatado de esto el post hubiera sido diferente.

Javier Storni: ¿cómo que no? invierten en lapiceras y sellos!!

endocimia: bueno, bienvenida.

Tomás: El cirujano debería cobrar según el uso que le vayas a dar a ese corazón. ¿Cómo va a pagar lo mismo un sedentario que un maratonista garchador?

MirandaPriestly dijo...

Odio a los escris, casi tanto como a los contadores.

Tomás dijo...

Che pero es complicado lo que planteas:
Le cobramos mas
1.Al Sedentario, por el poco uso que le da al Coure nuevo, que tanto trabajo nos dio colocar...
2. menos al Maratonista Garchador, porq tiene una real necesidad. Es obvio que no sólo su vida esta en juego, también su forma de vida(garchadora hasta el limite).

O al reves?
1.Menos al sedentario, porque lo va a dejar casi 0 km, para el próximo.
2.Más al M.G. porque no solo lo va dejar inutilizable, sino que hay un alto riesgo de que necesite OTRO más todavia.

En fin....preguntas, preguntas.
No se las hagamos al Escribano, que para asesorarnos, nos cobra el 6% el muy turro.

Vulgar dijo...

Agrego el 6. Antes eras escribano antes de recibirte de abogado!!!

Informate, chiquitina.

Javier dijo...

Voy a recordarte la explicación más pedorra que jamás existió para estos casos (qué raro que el señor escribano no la deslizó):

"ganar dos lucas no es cuestión de firmar unos papeles, es cuestión de saber qué papeles firmar" :S

Abrazo!

Mauro dijo...

Acabo de descubrir esto y estoy en condiciones de afirmar que es uno de los 10 mejores blogs argentinos:

http://elultimopelo.blogspot.com/

Por Dios, no dejen de ver eso.

Monstruo dijo...

No sabía que era tanto bardo vender, que hijos de remil puta, me apiado de vos, que tenés que tratar con semejantes putitos.
Saludos.-

Mauro dijo...

Miranda: sólo una infancia triste puede volcarte a la contabilidad o la escribanía. Como los que son pedícuros, que también están locos. Igual no compensa el precio de sus autógrafos.

Tomás: tiene razón, yo sólo había contemplado la variante en la que aquel que le daba mayor uso a su corazón debía pagar más que aquel que lo desperdiciaba, que ya de por sí está apenas un poco mejor que muerto. Pero tiene razón.

Vulgar: ni idea cómo es, yo creí que era al revés.

Javier: esa es la que dicen los mecánicos que te cobran 2 lucas por ajustarle una tuerca al auto. Por 2 lucas que firmen todo y ajusten todas las tuercas la puta madre!

Monstruo: y ya estoy en tratativas de lidiar con uno nuevo y este es aún más delirante me parece. Cosa e mandinga..

Anónimo dijo...

NO te metas con los pastores y con la fe, si no sabe NO hables, ok?