miércoles, septiembre 10, 2008

Literatura de Gorda con Bombacha Beige

El sábado me topé con el libro de Carmen Barbieri. El título era “Soy XL. ¿Y qué?” y tenía a la gorda de sonrisa demoníaca en la tapa. Auguro un futuro Best Seller.


En los últimos tiempos asistimos al surgimiento de un nuevo tipo de literatura. Así como hay biografías, ensayos, novelas y ficciones: hay textos de Gorda de Bombacha Beige. Una categoría que intenta alinearse dentro del rubro autoayuda pero, dado el colosal volumen de sus compradoras, es ubicado en una góndola aparte que favorezca el tránsito de la gente dentro del local.

El origen de esta desgracia se remonta a los albores del siglo XXI, tiempo en que las Gordas con Bombacha Beige -ya cansadas de ser ridiculizadas por los personajes de Gasalla, Pinti y Miguel del Sel- tomaron conciencia de su volumen y se erigieron como una de las Tribus Urbanas más numerosas de nuestros tiempos. Mucho antes que los emos, los floggers y los cumbianchas coparan la escena mediática. Por eso era cuestión de tiempo que comiencen a aparecer los primeros contenidos generados para este tumulto de humanidades colosales que azotan el mercado demandando productos específicamente pensados para ellas.

Me dispuse a hojear la obra en cuestión y descubrí una problemática inaudita por su ridiculez: capítulos y capítulos para describir una dieta inhumana cuya única finalidad es encerrarse dentro de un vestido amarillo en un casamiento (y terminar como un Big Bird amatambrado). Hojas describiendo los agotadores malabares que realizan para embocar sus titánicos anos en los diminutos inodoros de un avión (con la indignación propia de una persona convencida de que el mundo entero el que está fuera de escala).

¿La misma tinta que recrea las grandes batallas de la Historia Universal se usa para describir la magnética tentación de los carbohidratos en la vidriera de una panadería? ¿Cuántas veces más vamos a leer sobre las crueles exigencias de una moda “tiránica” que las obliga a usar edulcorante? (adoran decir que la moda es "tiránica", en el sentido de que Jéssica Trosman y Paula Cahen D´Anvers serían una especie de Nerón posmoderno).

Paremos ya con este mamarracho. Si algo acá no tiene mesura es la victimización y el derrotismo de estas mujeres. ¿Acaso la Tota Santillán no bailoteó el adaggio en la pista a pesar de su monumental corpulencia? Eso es instinto de superación, carajo mierda. Usar edulcorante no es ningún castigo para nadie.

Sin embargo vislumbré una oportunidad de negocio.

¿Qué esperamos los pelados para tener nuestra propia literatura? ¿Quién va a relatar con prosa nostálgica aquellos tiempos felices en los que teníamos la melena de Leon-O? ¿Quién va a describir los penetrantes fríos del invierno colándose entre los “chapines” raleados de esta pobre gente? ¿Y el ardor de esos veranos incandescentes que nos dibuja un kipá colorado en la azotea? ¿Quién va a describir la calvicie como un lento proceso, como la muerte lenta y dolorosa del bulbo capilar? ¿Y quién nos va a dibujar un mapa esquematizado de la urbe porteña señalándonos la ubicación exacta de todas las dicroicas que ponen en evidencia los faltantes? Suena ridículo y de hecho lo es, compadecerse de lo que no podemos y ubicarlo como denominador común.

11 comentarios:

Dr. Vergatiesa dijo...

Groso. Muy bueno. Muy groso. El mundo conspira en contra de las GdBB. Cualquier cosa que haga sentir a las GdBB como personas normales tendrá éxito. Y ahora no solo admiten que son GdBB sino que están orgullosas de ello. El mundo se va a la mierda, les voy avisando.

Anónimo dijo...

Pelado? Vos estuviste en Starbucks el sabado a la tarde?

M. dijo...

dr vergatiesa: "Cualquier cosa que haga sentir a las GdBB como personas normales tendrá éxito."

Qué frase.

anónimo: mmm.. creo que no, estuve por el Alto Palermo de pasada y quizá pasé por ahí, no recuerdo. Por? Nos conocemos?

Anónimo dijo...

Mauro, ya salio "Corte y Confesion" de Piazza. Creo que podria ser un buen material para una nota como esta.
Lau.

angeles dijo...

Carmen Barbieri se parece cada dia más a Michael Jackson.

Chancho dijo...

El negocio no es libro sino el BLOG del pelado. Se nos está escapando la tortuga.

Anónimo dijo...

weinreich cuando se le termine el curro de irla de looser

miss wisdom dijo...

Basta de escudarse en su gordura GsdBB para justificar sus paparruchadas varias!!!!!!
Ya es suficiente con cuestion de peso...basta por favor

M. dijo...

lau: piazza es el clon de Van Damme, con ese no me meto por las dudas!

angeles: tal cual, es monstruosa.

chancho: de una, todos apoyándonos unos a otros, sería un boom.

anónimo: es muuuuuuuuy probable...

miss wisdom: si habré llorado con cuestión de peso.... qué programa emotivo.

karina dijo...

El libro de Bestiaria se enlista en literatura para BdBB (pero en vez de hablar tanto de la gordura externa habla de lo que es ser una GdBB por dentro). Bestiaria es la mentalidad de GdBB personificada.
Pensalo.

M. dijo...

karina: no lo creo así. Me parece que ese libro-blog excede (por mucho) el drama de las GBB. Bestiaria hace parecer a Maitena un plato playo.

Que muchas GBB lean esas descripciones y sientan que son ellas no es nuevo, pero reprochar eso es como reprocharle a Luis Miguel por todas las GBB que creen que una canción narra sus vidas. ESA es la esencia de la GBB.