miércoles, septiembre 17, 2008

De cineasta

Hoy almorcé con mi amigo Juan, ex estudiante de cine en la FUC, y me contaba que dejó la carrera. En parte fue porque los profesores le pedían a él que explique todos los tecnicismos posteriores a 1982, en parte fue porque milita en la extrema derecha y no encajaba bien en esa madriguera de zurditos pusilánimes; y en parte fue por el hecho que relato a continuación.

En la clase de guión una chica estrenó su corto “Kate Moss y la decadencia social” (¿En qué cabeza cabe?). El corto consistía en una gordita que comía chocolate en un pote típico de perro. Obviamente sus rosagantes cachetes eran un enchastre de pastiche marrón que bordeaba lo escatológico. Todos miraban analíticamente mientras sostenían sus mentones poniendo cara de entendidos (es re de cineasta pelotudo tener el mentón pesado) y el esquizofrénico de Juan obvio que se descostillaba de la risa. Cuando vio que todos las miradas inquisidoras apuntaban a él, decidió tomar cartas en el asunto.

- “Nah.. nah... yo me voy a la mierda”.

Y nunca más volvió, truncando su carrera de cineasta tras 7 meses de cursada. Allí murieron todas nuestras esperanzas de ver cine nacional sin pobres ni Francella.

Creo que también influyó que uno de sus compañeros estaba empecinado en registrar un guión en el que “los Super Amigos se habían vuelto amarillistas y querían matar a Aquaman para vender más revistas de historietas”. El día que un estudiante de cine haga un blog de humor yo cierro la cortina.

9 comentarios:

nahuellll dijo...

soy estudiante de cine y tengo un blog que intenta sacar alguna q otra risa (intento ser gracioso pero no me sale).

y ahora que decís que tu amigo dejó la carrera debo ser el único estudiante de cine que odia a los estudiantes de cine.

Malditos pretenciosos.

MirandaPriestly dijo...

Yo cursé cine un rato y dejé por lo mongos que eran todos, pero absolutamente todos. Mejor hacer la de Tarantino y no pasar por una escuela de cine, lanzarse a escribir y filmar usando todo lo que se aprendió viendo películas.

]v[arucuturu dijo...

Yo no olvido: usted prometió presentármelo. Nada más. Cuéntele que tengo vasta experiencia en cortos estudiantiles haciendo de gato sin parlamento, ligera de ropas y le remo la vida con una claqueta oxidada.

Adórolo.

Anónimo dijo...

sus ultimas palabras fueron

FUC off

si, muy malo.

PerSe dijo...

aguante guillermo bigoton franchela

Dr. Vergatiesa dijo...

Que banal que sos... el cine es para dar mensajes tipo re-profundos, que no son para cualquiera... aguante el cine iraní, papá.

Ire dijo...

Muy bien lo que hizo tu amigo, pero que no deje de lado su vocación (?), lo único que me preocupa es su militancia en la extrema derecha (puaj).

Sergio M. dijo...

que banal suena ¨re-profundo¨ y ¨no para cualquiera¨...

El cine hecho para estudiantes de cine es eso mismo...solo un mero ejercicio académico, y por eso mismo no les da para salir más allá de esas pretenciosas aulas.

Saludos

flavio ®ucci dijo...

cine y argentino son conceptos incompatibles salvo que convivan en frases como por ejemplo: "fui al cine y soy argentino" toda otra combinación que los ponga juntas involucra la máxima mierda del 7mo arte llevada al film, al HD, al dvd, al video, a la tele o a donde quieran. Cine argentino salvo las excepciones de rigor que encontrás hasta en el ejército argentino (para nombrar la cosa más de mierda del mundo, se entiende, no?) es la expresión más fallida desde que un tipo quiso pintar algo en una caverna. Pero vean que interesante, hasta la mierda es necesaria para tomar conciencia cuando te sentás a ver algo glorioso, genial o sublime. El cine argentino es para eso, para valorar lo bueno.

Sorry Mauro que hablé contra el ejército argentino, yo sé que eso te afecta, lo que pasa es que escribo con la izquierda.

Por si alguno no entendió: el cine argentino es una mierda, el día que hagan una escena de diálogo y suene natural, donde una historia sea sólida sin baches y cuando alguien arranque una lágrima de emoción y no de vergüenza o porque se muere alguien de cáncer, ahí hablamos.

Igual pendejitos lindos, sigan yendo a las escuelas de cine que algún día saldrá un Kim Ki-Duk y seré muy feliz.