jueves, agosto 14, 2008

El pistero nostálgico

El pistero nostálgico maneja una Chevy, un Torino u otra reliquia mecánica de equivalente calaña. El rodado era originalmente conducido por su padre que, en épocas de lozanía, emprendió innumerables viajes a la Costa Atlántica cargando a la familia y un sinfín de reposeras y heladeras de telgopor.

El pistero nostálgico mantiene con su auto un comportamiento lindante con la insanía y es natural: su vehículo es el nexo con un pasado feliz, donde los kiosqueros fiaban, la vereda era un playroom y no llevarse matemática era el cenit de las preocupaciones.

Y es que el mundo actual no fue hecho a su medida. Para estos seres pintorescos es natural hacer promesas a la virgen, llamar al almacenero por su nombre o subirse al auto y emprender un viaje de 200 kilómetros por el simple hecho de disfrutar un choripán violeta y un vaso de tinto al costado de la ruta mirando a los chicos remontar barriletes.

Perpetuaron un ideal y están obstinados en lograrlo. Y está bien. Aunque sean poesía en un mundo regido por la prosa. Aunque vean encanto donde nosotros vemos un montón de fierros herrumbrados y un potencial foco de botulismo.

10 comentarios:

M. dijo...

Cuando hice la descripción del pistero pasé por alto 2 patologías. Una era el pistero nostálgico.

La otra patología es la que sigue, y esa me causa una repulsión extremísima MAAAAAAAAL.

Mañana o ni bien pueda les cuento la otra.

Ayelén dijo...

Mauro,
no te pido que seas La Tauro.
Si analizás el libro de Belen Franchese,
yo juro no vacacionar en la Varese.
Ese libro es un horror,
y esta rima es un clamor,
Solo te pido un favor,
no te distraigas con su toor.

Anónimo dijo...

Prefiero toda la vida a estos pibes con sus chatas antiguas o sus lanchas setentosas, bien cuidadas, relucientes.

(antes que esta manada de remiseros/verduleros con sus autos menemistas que chorrean mayonesa.)


un detalle: un gran porcentaje de los nostálgicos hace referencia en su luneta trasera a "la argentinidad" en su luneta trasera.

Bandera Argentina. Islas Malvinas.
Almafuerte. O la dicotomía
del TC Ford-Chevrolet.

Anónimo dijo...

Sos un poeta Mauro.
Lau.

aby dijo...

Y qué me contás de los fanáticos de Dodge o de los Fititos que se juntan a la vera de Gral Paz a la altura de la salida de Constituyentes???

Qué buena ondaaaaa!!! jajajaja... pasan los sábados a la tarde mirándose los autos re bien cuidados... este... no sé si es tan buena onda... me perdí.

besitos!
aby.

Agustín dijo...

la paternidad te puso puto a mas no poder

elRober dijo...

Genial descripción... simplemente genial.

Martina Gaido dijo...

elrober me sacó las palabras de la boca. Felicitaciones.

Besos M.!

Anónimo dijo...

gracias Sr M!

FedeB.

M. dijo...

ayelén: ese libro va a ser un boom total!! va a ver.

anónimo: el mundo sería un lugar mejor con más pisteros nostálgicos. Le pongo la firma.

Lau: pUeta.

aby: es como sacar a relucir al abuelo... yo los re banco a los nostálgicos.

agustín: no, no.. chequée arriba, va a ver que sigo pudiendo putear un poco.

elrober: gracias!

martina: gracias!

Fede: he aquí un pistero nostálgico hecho y derecho. Ud se lo merece, pronto tendré que pegarme una vuelta para que le quite la herrumbre a ese nostálgico motor aggiornado por la electrónica.