viernes, agosto 15, 2008

El Pistero Menemista

Mi pasado pistero me legó un vicio del que no puedo despojarme: a la hora de calcular los tiempos para llegar a un destino que supere los 20 kilómetros de distancia, tiendo a estimar que recorro 200 kilómetros por hora. Kilómetro más, kilómetro menos.

En mi utópica ecuación no hay variables. La onda verde se da por sobreentendida, los peajes no existen, nunca hay percances ni inclemencias climáticas, la ruta fue liberada sólo para mí y nunca tendré la necesidad de parar a reabastecer combustible. Claramente sé que es imposible promediar 200 km/h en un vehículo cuya máxima es 190 pero, en mi psiquis viciada, un promedio de 186,7 km/h me parece una cifra bastante verosímil, además es mucho más sencillo hacer los cálculos mentales dividiendo por 200 que haciéndolo por 186,7: a lo sumo llegaré 5 minutos más tarde de lo previsto y eso representa un margen de tolerancia casi insustancial.

Este sábado estaba poniendo en práctica mis tácticas de pilotaje avanzado por la Autopista Buenos Aires - La Plata cuando, promediando el recorrido, se volvió evidente la imposibilidad de llegar a la hora pautada. Entonces, y aplicando todas las técnicas de manejo expeditivo que aprendí en mi pasado pistero, cometí la peligrosa osadía de rebasar a un pistero menemista.

En 1991 y con las políticas de importación recién iniciadas, el pistero menemista fue deslumbrado por las afiladas formas de los Honda, Nissan, Subaru y otros bólidos de la época con perfil de alpargata anabolizada. Desde ese día juntó pesito a pesito para comprar su soñado deportivo nipón. La situación apenas pudo concretarse 17 años más tarde, cuando el vehículo acusaba en su historial 5 dueños y un compendio de maltratos internos, abusos mecánicos y calamidades estilísticas.

Pero el pistero menemista está convencido que su auto mantiene el status de antaño y que lo hizo ascender impetuosamente en la escala social por sobre ese pardo linaje de pisteros que manejan Gols, Palios y Corsas (que a diferencia suya, reactivaron la economía en diferentes etapas de la última década). Por eso los pisteros menemistas son entes engreídos, petulantes, fanfarrones, presumidos y pretenciosos como pocos.

Después de superar al pistero menemista explotando todas las posibilidades de mi vehículo, este resabio noventoso se me pegó atrás y me acompañó un kilómetro separado por apenas medio metro de distancia. Acto seguido pisó a fondo y me pasó, nobleza obliga, como alambre caído.

En el peaje nos cruzamos lado a lado. El pistero menemista bajó el vidrio de su vetusta Nissan roja y mantuvimos este diálogo surrealista:

Pistero menemista: Che! Te clavaste a 190… ¿qué pasó?

Ex pistero apurado: Es lo que da. No estoy corriendo, estoy apurado.

Pistero menemista: Este da 240 (mientras pasaba la mano por la puerta de su auto, orgulloso como gaucho por la tranquera de su latifundio).

Ex pistero apurado: Esa mierda no da 240 ni en caída libre.

Pistero menemista: jajaja ¿Y esa mierda qué da? ¿190? Te dan con cualquiera de las mierdas del Mercosur (el pistero menemista está convencido que maneja el más sofisticado de los Jaguar).

Ex pistero apurado: Con cualquiera de las mierdas del Mercosur te comprás 2 de esa mierda nipona.

Pistero menemista: Se te hincha la vena porque te pasé como parado.

Ex pistero apurado: ¿Vos estás en pedo? Esa mierda ya tiene edad para ir a votar. A vos te van a hinchar el culo cuando esa mierda de revista segunda mano te deje a gamba al costado de la villa.

Y se fue quemando gomas del peaje y me hizo mierda de nuevo, pero estoy seguro que pronto se le va a romper alguna pieza mecánica importante y va a tener que endeudarse en 72 cuotas con Tarjeta Naranja o alguna de esas atrocidades financieras. Ese día se va a acordar de mí.

9 comentarios:

elRober dijo...

jajajajajajajajjajajajajajajajajajajjajajajajajajajjajajajajajajajajajajjajajajajajajajjajajajajajajajajajajjajajajajajajajjajajajajajajajajajaj...

Lo mataste... me encantó...

Minister dijo...

Tirá los dados una vez más y alcanzás la casilla de "Pelotudo con ganas"...

Acordate que no hay "rebotín"

MirandaPriestly dijo...

Glorioso posteo. Gimme MORE!

Agustín dijo...

ves, asi hablan los hombres que se precian de tales.

vamos m carajo

Anónimo dijo...

Mauro, me rei a carcajadas. Sos grosso.
Lau.

Padma. dijo...

Sos un genio, pusiste la foto de la coupé que tenía Brandoni en "Esperando la carroza".

Giulia dijo...

jajjajjajjaajajajja "perfil de alpargata anabolizada", mejor no lo podrìa haber dicho!!!!
Casi muero de la risa.

I'm glad you're back!!
Loving you M, Baci!!

PerSe dijo...

que lindoo.... jamas me salio una puta fataliti

Minister dijo...

Eh... esta vez sí leí entero el post. Eppselente querido... Me hiciste reír en el escritorio del trabajo (tampoco te la creas porque en el trabajo me la paso riéndome en vez de trabajar).