martes, julio 01, 2008

No robarás

Ayer estaba mirando los espantosos adornos que mi vieja atesora en su living churrigueresco y reparé en la estatuilla de un emisario romano de semblante estoico y mirada impávida. Al ver en detenimiento el objeto en cuestión descubrí que no era un simple ornamento. Era una maldita botella de porcelana. Y si la etiqueta que tenía en su reverso no mentía, adentro había un vino de 1964. Eso debía valer una fortuna.

La robé sin titubear. Procedí a introducir la botella en mi mochila y empecé a transitar el delicado camino que separa la calma de la ansiedad por cotizar ese objeto del delito destinado a asegurarme una vida mejor. Víctima de la codicia sucumbí ante el pecado y despojé a mi madre de un vanidoso recuerdo de una época de abundancia, capitaneada por las hábiles medidas económicas de Martinez Dios.

Durante toda la noche sentí la culpa apoderarse de mi cuerpo, un conflicto interno sólo atenuado por la proyección de un futuro plagado de lujos asiáticos: concretamente un deportivo nipón en color gris antracita.

La estrepitosa política de administración materna daba un argumento válido a mi fechoría: a ninguno de los 2 nos interesaba conocer el “boucquet” o la persistencia en el paladar de ese Barsottini Chianti numerado de 1964. Y entre los dos, sin duda alguna yo sabría invertirlo mejor que ella. Tenía muy claro que toda la argumentación que esgrimía en mi cabeza era un simple recurso de mis mecanismos de defensa, que se activaban uno tras otro para mitigar la falta. Pero ya estaba jugado.

Recién junté valor, entré en eBay y la coticé. Vale 9 malditos dólares con 99 centavos. Mi vida es un suplicio.

20 comentarios:

nahuellll dijo...

Cuando era chiquito me robé una mandarina y corrí 7 cuadras, por algo nunca tuve a la más linda.

miss wisdom dijo...

Aun me carcome la conciencia el episodio macabro que marco mis 12 años de edad: el hurto de un milka con almendras.
Alguna vez creyo que su paz interior se desmoronaria por 9.99 american dollars?

Anónimo dijo...

Me hace acordar a un capitulo de Los Simpsons.
Mas precisamente el de "Fabrica de Acero Ajax". Algunos entenderan.

Matías dijo...

REcordé el capitulo de los simpsons tambien, "Trabajamos y nos divertimos gordito"

en realidad me siento como si me hubieran inyectado 3 litros de heroina por la cava superior...Que bueno que volviste... me estoy haciendo adicto.

saludos.
mat.

M. dijo...

nahuelll: el olor de la mandarina es como un Lo Jack que hace que el robo sea identificable a la distancia.

Miss Wisdom: Claro que no. Cuando uno trabaja en publicidad siempre las manos mágicas se apoderan de algo de otro... pero chafarle a la madre es too much.

anónimo: no lo vi.

matías: era uno donde llevaban la producción a un país tercermundista?? Gracias!

aby dijo...

éramos tan pobres... pero ojo... que en unos años por ahí... es una inversión!

besitos!
aby.

Ayelén dijo...

Barsottini Chianti 1964 u$s 9.99

Robarle a mamucha a escondidas no tiene precio.




Brindo por tu vuelta (cuak)

.::Terrenal::. dijo...

Uf recorde un capitulo que crei haber eliminado de mi vida:
Cuando era chico a un amigo le robe un avioncito - pedorro de plastico azul no mas grande q la palma de la mano de un chico de 6 años-
Y tuve q pedir perdon a toda la flia de mi amigo -si como en la peliculas- por semejante "inocente" acto, la razon era que el mio no me gustaba era: ANARANJADO.

Y donde viste un avion asi vos?

Nico dijo...

Una vez le cmabie la bateria del star tac a una compañera de la facu. La mia no andaba mas y la de ella era nueva aisque las cambie.
Al otro dia perdi el teléfono.
Eso si que es triste...

Anónimo dijo...

tu vieja se refiere a martinez de oz como martinez dios? o es algo tuyo? o alguna gracia que no entiendo bien?

elRober dijo...

Yo una vez me robé una bolsita de caramelos Sugus y como me dio miedo que me descubran me los comí todos juntos.
Mi vieja me vio y me preguntó "¿Qué tenés en la boca?" y cuando le fui a decir "Nada" se me cayeron todos los caramelos de la boca.

Polzúnkov dijo...

Una mezcla entre el capitulo de los gays de los Simpsons (si nunca lo viste es la coincidencia más asombrosa de la historia) y Crimen y Castigo (que si no lo leíste, hacelo. El mejor libro)…

Polzúnkov dijo...

Una mezcla entre el capitulo de los gays de los Simpsons (si nunca lo viste es la coincidencia más asombrosa de la historia) y Crimen y Castigo (que si no lo leíste, hacelo. El mejor libro)…

M. dijo...

aby: o me la tomo abajo de una autopista.

ayelén: fondo blanco!

terrenal: lo entiendo, tuve un episodio similar pero nunca me animé a jugar con el objeto robado por miedo a que me descubran, un robo muy contradictorio...

nico: Dios lo castigó sin dudas.

anónimo: chiste mío. De Oz tenía la tablita. Dios las tablas de la Ley que entregó a Moisés. Las similitudes no dejan de asombrarme.

elrober: yo creo que el pegote de 5 Sugus juntos masticados puede aguantar una nueva era glacial sin descomponerse. Eso era para inmortalizarlo a la posteridad.

Polzúnkov: No lo vi, no lo leí. Justo ayer me decía a mí mismo "no se me ocurre nada porque lo único que veo es Bailando por un Sueño y lo único que leo es la Paparazzi". Voy a tener que seguir así.

Nico dijo...

Claramente debes sumar a esa lista los profesionales ( intrusos paso de moda), el programa de lucho aviles y a mirtha. Con eso tenes material para rato

Marie dijo...

churrigueresco denota alta cultura, M., muy bien

flavio ®ucci dijo...

NIco, lo que te pasó es una metáfora exacta de lo que es la vida, atesoraré esa anécdota por siempre.

M no te creo que eso vale 10 sapos. Dejate de joder, abrila en una cena romántica (previa mostrada de la fecha) y decile a tu chica que en vez de ir a Buzios el próximo finde largo, te gastaste esa guita en el "elixir de los dioses" que les elevará el paladar al nirvana.

insisto, la de nico es mundial.

lala dijo...

Ay si, paso hoy en los simpsons. Qué cosa.

lala dijo...

Ay si, paso hoy en los simpsons. Qué cosa.

M. dijo...

Hoy vi el capítulo de los Simpsons. La situación no es tan parecida, solo el objeto es similar, la diferencia es que yo sabía claramente que era un vino y pensaba que, en su condición de vino, valía un buen dinero.