jueves, julio 24, 2008

La cuadratura del círculo

Desde tiempos remotos el círculo es el símbolo de lo absoluto, representa lo infinito, lo concluyente, la eternidad cifrada en una figura que desconoce el principio y el fin. Quizá por eso, si en el mundo hubiera una única desgracia capaz de corroer tanto a las mentes más lúcidas como a las formas más básicas del raciocinio humano, también tendría forma de pelota.

El fútbol es una injuria que seduce a los pensadores más sagaces con el vicio perpetuado de definir la pasión como la ausencia de razón, pero por más romanticismo que le pongan el monigote de Quique Wolff y todos los juglares del fútbol (empecinados en relucir sus nostalgias alimentadas de recuerdos que nunca existieron) en el fútbol no hay poesía; y por más que el Cromagnon de Pagani fuerce el infarto de miocardio en cada argumentación, en el fútbol no hay razones que se escriban en prosa.

Primera Tesis: El fútbol es deporte de mujercitas.

García Márquez dijo una vez que las mujeres vuelven impotentes a los hombres. El colombiano no se refería a una dolencia clínica sino a la mismísima esencia femenina, la disconformidad: sentimiento adictivo que surge del sopesar los actos ajenos como si nos fueran debidos. Años más tarde los N´Sync avalaron lo dicho cuando sentenciaron “every little thing I do, never seems enough for you” en el estribillo de uno de los 5 mejores temas Pop de todos los tiempos.

Excluyendo al equipo puntero, cualquier platea del fútbol argentino es la imagen viva de la disconformidad. Estos maricas postrados a un sillín de plateísta apoyan sus sentaderas cómodamente y, Coca Cola en mano, reclaman más pasión y entrega a grito pelado: “¡Pecho frío!”, “Cagón!”, “Vendido!”, “No juegan a nada!”, y otros alaridos de repertorio pendenciero que se repiten fecha tras fecha. Nunca están conformes, porque son como minas.



Segunda Tesis: El fútbol es deporte de travestidos.

Jean Baudrillard, un pensador que garabateaba conceptos en esa sintaxis rebuscada típica de la escoria literaria gala, decretó atinadamente que la clave del travestismo no es el cambio de género sino la sobreactuación. Y tiene razón: ya una vez probé que todo lo relacionado con la actuación es de puto así que imagínense: la sobreactuación es de puto sobrado.

Hay algo muy sobreactuado en la llegada de los hinchas a la cancha con su catálogo de masculinidad impostada. Se nota el artificio como se nota un reboque sin pintar tapando la grieta de una pared.

Al igual que el travesti, el hincha se disfraza de pies a cabeza adoptando las gamas cromáticas más repugnantes y sobreactuando su endeble masculinidad, en el mismo sentido en que un pavo real sobreactúa su estúpida condición de ganso colorido. Los hinchas llegan en manada dejando un tendal de escupitajos, griteríos, ordinarieces y exaltación genital entre hombres: la situación no resiste el menor análisis. Son travestis descamisados sobreactuando una condición que les es ajena.

Tercera Tesis: Analizar el fútbol es de retrasado.

Los tipos se fuman el Olé de principio a fin. Llegan a la casa, sintonizan TyC y absorben pasivamente toda esa redonda sabiduría que imparten Niembro y Macaya. Como si fueran Sai Baba o el Dalai Lama que, claramente, tampoco serían capaces de hacer un pique corto de 30 metros atrás de una pelota sin que el músculo cardíaco les demande un nuevo stent.

Pero en el fútbol no hay nada que analizar. Un día me crucé con Basile y aproveché a observar cada uno de sus movimientos para inferir su visión del juego. El encuentro fue en un Casino uruguayo y me reveló todo lo que necesito saber: la estrategia de la persona que mueve los hilos de la Seleccción es esparcir un par de piezas por el campo de juego y dejar que las cosas pasen. Todo se resume a eso. Hay fichas más caras que otras pero aún así no son garantía de nada. No importa cuánto se analice ni importan las previsiones, todo depende de la suerte.

Cuarta Tesis: Los hinchas son todos pelotudos.

Para el hincha hay un solo amor que dura toda la vida: los colores de la camiseta. Por eso pernocta en la vereda de los sitios más peligrosos del país para comprar una entrada cuyo monto lo condena a vivir como un paria el resto del mes. La mañana siguiente despierta convertido en la “señora” de un barrabrava sidótico recién salido del Penal de Olmos, acto seguido la boletería planta el cartel de “no hay más Populares” y se origina una avalancha humana que lo deja tullido y sin defensa ante la posterior represión policial de “la montada”.

El hincha encarna la cúspide del delirio: cuando el partido empieza, alrededor de 60.000 hinchas (todos ellos padres, hijos, esposos y trabajadores mediocres) empiezan a gritar con la profunda convicción de que su equipo está predestinado a ser el mejor del mundo.

En desquite la hinchada visitante empieza a arrojar pedazos de estadio como jabalinas que atraviesan a 3 hinchas del equipo local y este energúmeno salva su vida de milagro.

En el entretiempo, y tras 20 minutos de cola, el hincha evita la implosión de su vejiga vaciando su litro de de Coca Cola rebajada en los baños más repugnantes del universo. Cuando el partido se reinicia, un crápula de la hinchada rival lo orina de pies a cabeza desde lo más alto de la bandeja superior del estadio.

5 minutos antes de que el árbitro marque el final, un asno irracional con secundario incompleto marca un gol y todo el sacrificio del hincha valió la pena. Entonces se inicia una orgía de jugadores que festejan y la hinchada se viene abajo: mañana al llegar al trabajo el hincha podrá burlarse de alguien, con esos argumentos de idólatra inmaduro que se repetirán esporádicamente a lo largo del año.

26 comentarios:

Matías dijo...

Despues de la extraccion de sangre, orina, saliva y resonancia magnetica.

Esto ha sido lejos. lo mejor del Dia.

Lo mejor.


Sublime

saludos.
Mat.

Pablo dijo...

De vez en cuando se despacha con estos posts.

MirandaPriestly dijo...

Cuando no estabas a punto de ser papá no te salían estos posts magníficos. Corro a embarazarme a ver qué pasa.

Anónimo dijo...

Ultimamente ya no leia este blog. Me pudrieron tanto post del tipo " Es asi "...luego lei este...Sublime en verdad.

nahuellll dijo...

En total, pero total acuerdo.
Te dejo un extracto de mi blog que refuerza un poco lo que vos decís:

"Alguien que me explique la diferencia entre una pendeja gritando porque sale Axel desde el Super Pullman del Gran Rex y un gordo de 40 y tantos desde la popular gritando porque sale a la cancha Almirante Brown.

Es exactamente lo mismo.
No discriminen a las pendejas fanáticas haciéndose los machos porque ellas por lo menos le gritan a alguien del sexo opuesto."



Saludos,
Nahuel.

rolo dijo...

ola yo soi rolo
vueno yo una bes estava con los pives aci todo sopa y bino un lapis a aserse el poronga y me dijo "e bos yo soi incha de riber y bos sos de voca si tenes aguante beni y te rompo la cara"
entonse yo lo quede mirando y le dije "ta loco bos??? sali de aca consolador de madera sali de aca o no bas a escrivir la istoria" y entonses no ce quiso ir y le di catanga loco si a la mierda loco porque yo soi rolo soi el mas poronga
y vueno ensima cuando se cayo se le bolo la viyetera y ai le agarre toda la turula y me fui con los pives a escaviar mas bino y todo eso
los inchas son unos pelotudos

chau loco

todo nombre es anonimo dijo...

querer racionalizar el futbol como intentaste en el post, tambien es de pelotudo. y de recontra putazo.


si naciste en zona norte y hablas de fútbol despectivamente, el comentario tribunero sin excepcion es:

"Cornudo, que venis a hablar de fobal, anda a ver polo, cheto del o***. culiao"

entre otros.


y ni que hablar del infeliz q dice: ah, son 22 monos corriendo atras de una pelota. Indignan.

el futbol no se piensa, ni se analiza; se vive, se sufre y se disfruta.

pd: nace de vuelta en un barrio y despues me contas.

Agustina dijo...

y que opina sobre las mujeres que van a la cancha, como la fallecida "raulito" ?

M. dijo...

matías: Ud está a punto de entrar a un club de primera?

pablo: trato de que sea uno por mes más o menos para que no me pierdan el respeto ajaja

mirandapriestly: como que no? el rapero argento estaba en esta línea.

anónimo: gracias!

nahuell: totalmente! Y hablando de Brown, los hinchas de clubes chicos y clubes de la B son particularmente más pelotudos que los otros... asumen que ni siquiera tienen derecho a ver buen fútbol.

rolo: jajaja es un compendio de léxico callejero su acotación.

todo nombre es anónimo: cuando tenés que recurrir a un barrio o a una condición social para apoyar tu verdad, es que ya perdiste. Curiosamente esos "bravos del barrio" no suelen ser tan malos de a uno por vez.

agustina: La Raulito tiene el curioso honor de ser el ídolo "más macho" de Boca. En cambio el hijo de puta de José Barrita (el "abuelo", líder de la barrabrava) le pegaba a la mujer. Muy de puto. Y de Maradona no hay nada que agregar, el tipo no tiene los huevos de asumir los hijos que desperdigó por ahí.

M. dijo...

Lo único que me divierte del futbol son las anécdotas del Bambino. Algún productor debería ponerle una obra en el Tabarís. O en el teatro donde está el pelotudo de Posca y rajarlo de una vez.

Anónimo dijo...

No queria ser yo la que marcara este hueco en tu post. Pero si analizar el futbol es de retrasado... no te convierte este analisis en uno de ellos?
Igual me parecio gracioso, aunque seas retrasado.
Lau.

Nico dijo...

Grandilocuente relato. Muy bueno!!!.

El bambi y Bilardo son dos grosos. Tuve la suerte de filmar con el Dr como actor, nos quedamos tres horas mas tomando birra y escuchando sus historias.

Fernando dijo...

Seguro que de chiquito te elegían último en el pan y queso.

Resentido.

Ire dijo...

Para Lau: no vendría a ser un retrasado porque él no está analizando técnicamente determinado partido sino el mundo del fútbol en general.

M. dijo...

Lau: obvio, pero vendría a ser como el Neo de Matrix que se dio cuenta.

Nico: el Dr es otro groso, ese sí que es un obsesivo que no "desparrama" las piezas sobre las canchas.

fernando: Obvio. ¿Usted se imagina 21 jugadores y todo mi ego compartiendo una sola pelota? ¿Usted cree que aceptaría tener la pelota 1/22ava parte del partido? Los deportes grupales son para otro tipo de gentusa.

ire: creo que el tema es analizarlo para encontrarle "lo lindo" ... eso no es divertido.

Anónimo dijo...

¡¡AMÉN!!

Poncho dijo...

Cáspita!!

Anónimo dijo...

En cuales otros eventos deportivos interviene la policia tan amenudo, ganen o pierdan? En serio.
El futbol es un fenómeno social que se salio de las manos....eso es lo que es.

Fac dijo...

Adhiero, adhiero, adhiero.
y concuerdo.

Ayelén dijo...

a juzgar por tu post debo ser un poco de eso ya que me gusta mucho mi equipo y siempre hincho por el y jodo a otros, etc etc.

más allá de eso, me reí mucho con lo que escribiste.

Faco dijo...

¡Aguante Cambaceres, putos!

Es todo cierto (menos lo de "de por vida"; antes era de Boca y ahora soy de Lanús). Viajás a zonas remotísimas del conurbano, te fumás todo el olor a choripán, los pungas que te manguean en la ventanilla, las banderas que te tapan la visión, los forros que te gritan en la nuca (menos si son graciosos) y la media hora de espera apretujado contra la yuta para esperar que salga la hinchada visitante. Y sin embargo me gusta cada tanto. Aguante el granate, putos! (?)

Siga así, Mauro.

Fernando dijo...

Me podés tutear.

Igual, tengamos en cuenta que demonizar al fútbol porque algunos se exceden de su rol de "hinchas" es un tanto arbitrario.

La gente se excede y se mata en MUCHOS ámbitos. Basta con recordar que hace poco se pelearon los "emos" con los "floggers" (estamos perdidos).

Anónimo dijo...

Su relato, si bien es muy entretenido de leer, denota que nunca supo jugar al futbol, y al ser argentino, implica una infancia parcialmente infeliz.
Es como el tipo que despotrica contra las mujeres porque es feo y no se levanta ninguna. Su caso es igual.
A su edad ya es demasiado tarde para aprender, asi que solo guiese por la fe... Creame todas esas publicidades que explotan hasta el hartazgo la imagen del gordo abranzando a los amigos ganando la copa de leche del barrio, reflejan la verdad tal cual es.

M. dijo...

anónimo: porque en ningún otro evento deportivo se proyecta tanto. Uno no se siente superior a nadie cuando gana Nalbandián o cualquier otro deportista individual. El fútbol tiene esa cosa de "equipo" que nos hace creer partícipes de algo.

ayelén: creo que las mujeres nunca llegan a ese nivel de patología por suerte.

Faco: pero por Dios! la camiseta de Lanús y el disfraz de bacteria de Histeriquia Coli (como se escriba) son lo mismo. Quién puede querer esa camiseta? Igual lo entiendo, yo dejé Boca por Velez (porque tiene las mejores hinchas del fútbol argentino) lo nuestro es un sacerdocio.

fernando: es un formalismo... y sí, claro que describí el punto máximo de la patología.

anónimo: lo que dice es un tanto verdad. Reconozco una falta de coordinación inaudita que me incomodó en cada "pan y queso". Pero aún así, creo que con un poco de buena voluntad nadie desentona en la defensa. Por eso no describí a los panzones cerveceros que se juntan los miércoles a jugar "con lo pibe" a las 9 PM sino a los que depositan en un equipo la salvación de sus autoestimas minadas. Eso están mucho más sonados que yo en el pan y queso.

Anónimo dijo...

Concuerdo con tu post y con el comentario del anónimo de las 2:44. Menos mal que vos sos el analista.

Biston Betularia dijo...

ME gustan tus posts, la verdad es que manejás la ira magníficamente, y eso te convierte en una de las mejores personas de la galaxia.

Pero este post destila anti-futbolismo y eso es alarmante. Coincido en que los futboleros suelen ser pelotudos (y es que en general, casi toda la gente es una mierda... pasa que los futboleros además son monotemáticos), pero el fútbol tiene también una magia particular que no creo que niegues. No por ser partícipes de algo (que también... y no hablo de la cultura del aguante, que detesto... sino de al menos pagar la entrada para que con esa plata se le pague a los jugadores, etc... en cierto modo somos partícipes ya que cuanto mas hinchas tenga un club, mas recursos para a la larga jugar bien). Es un caso raro y tal vez me estoy yendo por las ramas.

Mejor decir que es un excelente juego, y esa es la raiz de todos sus dones... y sus maldiciones. Salud.

Epimundo