viernes, septiembre 28, 2007

Cómo ponérsela a una de 25 a 30 en la primera salida

Una vez superados los 25 años, la mujer cambia su manual de conquista y uso por uno diametralmente opuesto. Este hecho nos reubica en un nuevo escenario en el que nos enfrentamos a exigencias cada vez más rígidas mientras vemos sus cuerpos aflojarse en tiempo real. La situación no puede ser peor: todo esto sucede mientras transitamos el pináculo de nuestra sexualidad.

La patineta y los calzones cuadrillé superando la línea del tiro bajo del pantalón antes eran un "babe magnet". Pero ahora se convierten en motivo de descalificación instantánea. Francamente no sabemos qué hacer.

Sin embargo, y contrariamente a la creencia popular, la mujer sigue siendo un animalito bastante más sencillo de lo que se tiende a creer. Si bien cada una tiene características particulares que la hacen "relativamente" diferente al resto de los especímenes de su grupo, todas coindiden positivamente ante ciertos estímulos y accionares del sexo masculino. Pero como lamentablemente no nos resulta tan apasionante la asignatura de entenderlas en profundidad, hoy vamos a develar solamente aquel conjunto de métodos que posibilitan la concreción del sexo en la primera salida.

Por si no quedó claro, nuestro único objetivo hoy es que esas cerdas mueran por abrillantarnos la perilla a lengüetazos en el primer encuentro: con poco desgaste, poca inversión, pero por sobre todo, poco de oirlas (situación esta última que deberían agradecer porque oirlas nos arruina la erección)

La clave del éxito y la carnada más eficiente para que estas cerdas piquen es la "dualidad". Antes de permitir que te comportes como un auténtico bribón degenerado y pendenciero en la cama (con escupitajos a los genitales, palmadas violentas a la zona anal y eyaculaciones directas al globo ocular), las muy putas necesitan ver de nosotros un conjunto de comportamientos nobles a los que los hombres rara vez prestamos atención.

Para que no lo olviden lo voy a ejemplicar con una situación deportiva: empomarse a una de más de 25 en la primera salida es como lograr la inscripción en un prestigioso Club de Rugby: esos conchudos necesitan que tengas doble apellido y chomba Ralph Lauren para permitirte el orgullo de entrar a una cancha a embarrarte como un fabelero y que te persigan hombres sudados con la única intención de romperte toda la dentición. Cualquier persona lógica diría que esto es una contradicción sin precedentes. Bueno, para entrarles con el garrote a estas zorras es igual.

Lamentablemente no tenemos tiempo ni recursos para volvernos caballeros, misteriosos, cultos e intrigantes de la noche a la mañana. Tampoco para lograr la facha y el estilo de Daniel Craig. Ni siquiera para lograr un deportivo alemán. Todo eso ayudaría mucho, es verdad, pero estos consejos que hoy voy a brindarte son muy sencillos de imitar y vas a garchar casi lo mismo con poco esfuerzo.

¿Y cuáles son esos estímulos nobles que logran liberar en ellas una catarata de hormonas que las obligan a avalanzarse sobre nuestra herramienta hasta vaciarnos los sachets de yogur?

Estos son los 10 Mandamientos para garchar en primera cita. Todo lo que tienen que hacer para que ellas mueran por llevarse nuestras bombillas a la boca. A saber:

1) Si pasás por su casa, llegá entre 8 y 10 minutos tarde.

Y no llames para avisar. Dejá que el gélido terror de un desplante invada y recorra su cuerpo para ablandarla un poco. Después tenés tiempo de disculparte. Ella dirá que esos minutos le vinieron bien para terminar "algunas cosas" (como probarse la 87° prenda del ropero mientras sudaba la gota gorda).

Porcentaje de ponibilidad ganado: 23%

2) Revelá un defecto tuyo.


Una vez que se rompió el hielo esto es lo primero que tenés que hacer. No sólo lo asumirán como una muestra de sinceridad y seguridad, sino que cuando hayas realizado todos los consejos siguientes y te conviertas en un hombre inalcanzable, será ese defecto revelado el que te dé la accesibilidad necesaria para que te entuquen el fideo toda la noche. Aparte, comenzando por la revelación de un defecto, todo será cuesta arriba.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 19%

3) En la mesa, sentate a su lado.

No te sientes frente a ella, eso lo hacen todos y ella muere por probar algo distinto. La elección del elemento distintivo demanda sumo cuidado. Mostrarte distinto desde el vestuario puede ser muy peligroso: ellas quieren un hombre que no tenga demasiado tiempo para pensar en eso. Ser distinto porque naciste con un sólo testículo, es triste: si ese es tu caso, no lo reveles. Y ser distinto por un déficit en el aseo personal tampoco funciona, "roñoso", "vago" o "impresentatable" opacan a "distinto".

Sentarse a su lado es una forma muy eficiente de despertar su curiosidad. Además generás un ambiente más íntimo y propiciás la revelación de mayores secretos, porque estos siempre se cuentan de costado.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 21%

4) Nunca seas pedante.

Nunca. El no cumplimiento de esta regla puede echar todo a perder, situación que amerita que te autocagues bien a trompadas. La mujer de 25 años en adelante sigue sabiendo muy pocas de la vida cosas con plena seguridad, pero sabe bien que el pedante es mucho menos de lo que intenta parecer, en todo.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 14%

5) El celular.

El celular merece un capítulo aparte. Si tenés un V3 no lo lleves. Las chances de que conozca un pelotudo con un V3 son altísimas y las mujeres tienden a asociar bienes de consumo con sujetos (recordá que son seres muy básicos).

De hecho son tan lindas, interesantes y necesarias como simples, básicas y horoscoperas: "Tenía el mismo auto que Ernesto", "Se vestía como Sebastián", "Tenía el mismo celu que Jorge". Si tenés un V3 no lo llevés, y si tenés Nextel procurá tener una obra en construcción que lo justifique.

Si el celular suena en medio de la velada tenés 2 opciones. Una es mirar la pantalla con desdén y dejarlo sonando para que crea que sos una persona muy solicitada (podés decir "es mamá..." y procurar que se note que mentís) y la otra (sólo si sos un experto) es atender y aplicar la dosis justa de parquedad con tu interlocutor para colgar y volver a ser un dulce con la señorita. La ilusión de ser capaces de domesticar a las fieras hace que se mojen como a los 18 años cuando escuchaban los temas de Montaner y aún tenían sonrisas sinceras.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 8%

6) No mires a otra mujer.

Sabemos que está mal pero a veces un impulso interno nos obliga a hacerlo. Si pasa Rocío Guirao Díaz en pantalón de látex blanco y tacos de 12 centímetros es totalmente innecesario que sigas fingiendo, pero que no te agarre mirando a una de esas morochas rústicas de culo carnoso y escote obseno a las que consideran "gatos vulgares": ella adorará creer que tenés lo que ellas llaman "buen gusto".

Y si efectivamente le dice "gato vulgar" no digas nada. Perdonar la ignorancia también será clave en esta velada.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 16%

7) Sé generoso y dejá buena propina.

A esta altura de la noche ellas mueren por degustar tu sin hueso pero antes tenés que mostrarte generoso y demostrar que agradecés el buen trato: al fin y al cabo ellas quieren un orgasmo. Uno de los chiquitos aunque sea antes de tomarse el Actimel.

Es mejor despegarse de unas monedas y recordar que una prostituta te costaría un buen billete. Desprenderte de unas monedas con el objetivo de enterrar la batata no es mal negocio.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 10%

8) Las ex.

A veces conviene pasar su mención por alto, pero si la charla deriva en este tema es una buena oportunidad para hacer de nuestras salchichas un embutido mucho más codiciado:

- "¿Y por qué cortaron?"
- "Es que yo era bastante más inmaduro en ese momento..."


Este tema siempre delicado es una buena oportunidad para dejar en claro que hoy somos una versión mucho más madura de la que fuimos con nuestras ex. Ellas matarán por conocer esos "upgrades" que nuestras ex´s no conocen. Así de competitivas son estas cerdas.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 29%

9) Abrile la puerta, colocale el abrigo y servile primero.

Nunca la mires esperando las gracias o el halago: este acto debería revelarse como algo natural. Una verdadera mujer sabe que debería felicitarnos y recordarnos lo geniales que somos aún cuando escupimos al suelo y no le pifiamos.

Porcentaje de ponibilidad ganado: 12%

10) Alcohol.

No merece mayores explicaciones, el alcohol potencia todos los porcentajes un 10%.

Quienes hayan sumado los porcentajes de ponibilidad ganados verán que superan ampliamente el 100%: no es necesario hacer más que un par de las variantes recién descriptas para medirles el aceite con la varilla. Y todo, en no más de 2 horas de trabajo relajado.

Sin embargo, como siempre está la posibilidad de restar con alguna frase, un detalle, o repetir durante toda la noche el verdeo del pollo que estabas cenando, lo sugerible es hacer todos los mandamientos. Resultados Garantizados o le devolvemos su tiempo de lectura.

Dímelo

Mauro dice:
recién fui al baño y pensé que no había nadie
Mauro dice:
y me puse a cantar "dimelo" de enrique iglesias
Mauro dice:
en tono maraca
Mauro dice:
y resulta que en uno de los inodoros habia alguien cagando
Mauro dice:
ahora tengo que cambiar de trabajo

lunes, septiembre 24, 2007

Todo a la normalidad: chequear update.

Hombre-monstruo azul en fiesta.

Almuerzo rosa mientras me lavan el vehículo.

Pasillo gris en el edificio.

Entregá el Marrón.

El finde estuve re artista. Así que acá va lo que capté con la cámara del celular. Está claro que soy un genio incomprendido.

jueves, septiembre 20, 2007

FRAM FRAAAAAAAAM

Recién casi muero de la forma más denigrante que pueda haber. Un pistero horrible a bordo de un Fiat Uno inició una reversa criminal cuando yo pasaba por detrás de su inmundo bólido de mala muerte para cruzar la calle.

“Pará, pará, pará, pará boludo!”

Le gritaba mientras este asqueroso de gorrita y anteojo aerodinámico arremetía contra mi humanidad obligándome a salvar mi vida pasito a pasito.

“FRAM, FRAAAM, FRAAAAAM, FRA FRAAAM, FRA FRAAAAM”

Gritaba el ensordecedor ruido de su asqueroso Cañosilen que impedía que se escuchen mis gritos suplicando clemencia.

A todo esto, algo que SIEMPRE me enfermó de estos cerdos hijos de puta es que son incapaces de mantener una presión constante sobre el acelerador. Para estos enfermos el acelerador tiene 2 posiciones, OFF y A FONDO.

“FRAM, FRAAAM, FRAAAAAM, FRA FRAAAM, FRA FRAAAAM”

Y lo digo yo que tengo un avergonzante pasado pistero, pero nunca tuve ataques de epilepsia en el pie derecho.

“FRAM, FRAAAM, FRAAAAAM, FRA FRAAAM, FRA FRAAAAM”

Afortunadamente para la sociedad toda, el pistero en Fiat Uno es una especie en extinción. La mayoría ya pasó a mejor vida en manos de un camión en Constituyentes, un “Warrail” en Gral. Paz, un paredón de cemento en Lugones, o una venérea letal en una Cumbia de mala muerte.

Cuando por fin mi vida estuvo fuera de peligro, me debatí entre putearlo o ignorarlo. La opción "ignorarlo" era muy tentadora porque todo esto sucedió en la puerta del trabajo y tengo una reputación que cuidar: no da que nadie me vea hablando con un pistero de gorrita en un Fiat Uno. Aparte justo enfrente pasaba una degenerada hermosa: una hija de puta en calza fucsia y botas altas que había que mirarla de cerca sí o sí.

Aún así, recordé que tengo un blog y porque me debo a ustedes tuve que acercarme y decirle algo:

- “Boludo… pisá bien el acelerador… no es un Fórmula 1… es un Fiat Uno

Y cuando vi que no notó mi genial analogía, tuve que ponerle más énfasis al concepto:

- “…de garcha… MAL”

jueves, septiembre 13, 2007

Máxima de la Iniciativa Sexual

Es de persona que asume una postura cómoda y pasiva en el sexo borrar un caracter ubicando el cursor por delante del mismo y presionar "Supr". Es de macho culeador enérgico que toma la iniciativa clavarle el cursor por atrás al caracter y empomárselo duramente con el Backspace.

Estoy muy mal.

martes, septiembre 11, 2007

203% pelotudos


Como odio a los artistas under. De onda, si no saliste en la tapa de Caras o Gente, si no tenés un deportivo alemán, una casa en Punta y una cuenta en Suiza, está clarísimo que no tenés nada interesante que decir ni expresar. Buscate un trabajo respetable, pelotudo imbécil.

lunes, septiembre 03, 2007

Sillas especiales y Marroc

xxx dice:
estoy todo torcidooo
xxx dice:
todo chueco
xxx dice:
silla de mierda
Mauro dice:
con las horas que pasamos frente a la pc viendo porno hay que hacer un petitorio para que Andre Kevin diseñe la silla ideal para pajear cómodo
Mauro dice:
y nos arme algo a medida
xxx dice:
fuera de joda
Mauro dice:
con receptáculo para el papel de cocina, la bebida y los saladitos
xxx dice:
jajajjjjaaa
Mauro dice:
hoy me fui a andar en bici y me dio siático o lumbago y me tuve que volver
xxx dice:
igual todo derecho la paja no se goza
xxx dice:
ya trate
xxx dice:
sentarme bien y atender la soga
xxx dice:
pero es una mierda
Mauro dice:
sentado derecho creo que se achica
xxx dice:
si, no se, no va
xxx dice:
igual la paja ya me da menos placer que un Marroc
xxx dice:
recien hice la prueba y compare
xxx dice:
marroc esta un poco mejor
Mauro dice:
que slogan mandaste para el marroc!!!
Mauro dice:
marroc: no será gran cosa pero es un poco mejor que la paja
xxx dice:
está parejo... no se puede ver face sitting todo el día ni comer marroc todo el dia