jueves, enero 18, 2007

Vacaciones: los Ricachones vs los Clasemedia.

Este Blog no es sólo un blog, sino el Curriculum Vitae que Chiche Gelblung leerá para contratarme en su producción el día en que se le acaben las ideas. Por eso, el informe de hoy es:

(sugiero leerlo con voz de locutor): "Las vacaciones de la Clase Media, un sinfín de gastos que los Ricachones ni imaginan"

La familia Ricachona veranea en Punta del Este o Cariló cuando corresponde: primera y segunda quincena de enero respectivamente. Abuelo Ricachón trabajó toda su vida y compró en el 84 una casa con un enorme patio y vista al mar en una de esas ciudades balnearias, pero como odia los embotellamientos, los bocinazos y las hordas desenfrenadas de pelotudos que hacen 2 horas de cola para pagar $6 un choclo en la playa, prefiere irse de vacaciones en Agosto. Y re cagarse de frío. Familia Ricachona, ni lerda ni perezosa aprovecha. ¡Mierrrrrda que van a avivar al pelotudo del abuelo! !Y ojalá palme rápido! porque ir a visitarlo al geriátrico para manguearle las llaves, ni da... de más está decir, la familia Ricachona siempre veranea de arriba.

Familia Clasemedia en cambio veranea en Gesell o Mar del Plata. Padre Clasemedia hizo economía desde Octubre para llevar a toda la prole en febrero a un 3 estrellas. Por suerte no les pasó nada a los pibes durante estos meses porque les había cortado la obra social. Cuando llegan se encuentran con que el acotado lujo que mostraban las fotos de internet, poco concuerdan con esa pocilga de alfombras bordó que huelen rancio, esas paredes manchadas y ese enchufe sin tapa que invita a la muerte. Ni hablar de ese olor que emana de cada rejilla del baño... ¿Cómo describirlo? Es como el olor de la mierda cuando comés brócoli, mezclado con animal muerto de la ruta, eso es. Los tristes pasillos del hotel le hacen acordar a la Clínica del Dr. Cureta, pero ¿quién no quiso a Olmedo y al Gordo? Por eso valen cada uno de los 340 pesitos que eroga a diario para darle albergue a su familia en esa mierda de hotel.

Al llegar a destino, Madre Ricachona se queja de que el jabón en polvo sale 70 centavos más que en Capital. A Madre Clasemedia le afanan medio guardarropa en el hotel. Y la otra mitad se lo destiñen en el Lave Rap.

Cada 3 días, la familia Ricachona va al Disco y compran sus comidas al mismo precio que las pagarían en su Belgrano R o Recoleta natal y mantienen su alimentación balanceada de siempre, con ciertos lujos extras, como incluir kiwis, endivias, rúcula y tomatitos cherry. Familia Clasemedia fue a un hotel, con lo que el tema del desayuno está solucionado. El primer conflicto se genera cuando Ramiro, el hijo gordito, exige una medialuna más... !ni en re pedo se la dan, son 2 por persona o los números no le cierran al hotel! Obvio que el gordito queda con cara de culo todo el puto día, todos los putos días: su cuerpo exige más glucosa. A la hora de la cena, Familia Clasemedia está obligada a ir a Montecattini y hacer 2 horas de cola para comer unos sorrentinos fétidos o un vacío recalentado a razón de $160 por grupo familiar. Obligatoria la postreada con queso y dulce.

Por la tarde, la familia Ricachona enchufa la Play 2 y se despreocupa de sus hijos: están seguros en casa. Familia Clasemedia primero pierde 2 horas buscando lugar para estacionar el auto, y poco tiempo después pierde a sus 3 hijos en el Sacoa. 8 horas más tarde los encuentran golpeados, sin zapatillas ni reloj. Uno de ellos estaba en la peatonal leyendo las líneas de la mano con una gitana. Descontando el calzado perdido, los pibes se patinaron $50 de un saque. Al volver al auto, se encuentran con que unos pandilleros les violentaron la cerradura y les robaron el stereo, porque como buen negro que es, el Padre Clasemedia andaba en una catramina humeante pero con un Pioneer lleno de lucecitas relucientes. Van a la comisaría y pierden $10 más por el costo de la denuncia. Ahorrarse el garage no fue tan buena idea.

Pero los conflictos de los Clasemedia no terminan ahí. Tampoco se iniciaron una vez llegados sino mucho antes. Para sacar el auto a la ruta, el padre Clasemedia tuvo que cambiarle 2 cubiertas que no daban para más, los bujes de suspensión que ya eran un peligro (aún suponiendo que el dueño anterior alguna vez los cambió) y colocar una nueva batería por un total de $700. El gas del aire acondicionado, ni en pedo lo cargó: salía como $300 más, por lo que viajan los 6 apretados en el auto, con el techo cargado de bártulos y a 42° de sensación térmica por 6 horas. Subiendo el auto a un cordón para estacionar en un boulevard, rompe las 2 cubiertas que acá no cambió. Obviamente, Dios lo castigó por pobre y pijotero. Familia Ricachona se subió al Audi 2005, cargó nafta y salió rauda manteniendo una velocidad crucero de 180 km/h con aire previamente filtrado saliendo a 23°C por el climatizador automático de 2 vías.

No hace falta aclarar que padre Clasemedia, vislumbrando el nivel gastos que se le avecina, intenta aplacar los números rojos al tercer día. Su plan consiste en condenar a sus hijos a 8 horas en la Bristol sin mayor inversión que un par de gaseosas calientes compradas en un kiosko. El objetivo se cumplió a medias porque los 3 sufren un episodio de insolación y quemaduras de primer grado. Los pibes parecen Freddy Kruegger, quedaron hechos pija y ningún médico marplatense o gesellino (todos ellos de segunda línea) garantiza una recuperación total. Llegados acá, deberán seguir un costoso tratamiento para poder reinsertarse en la sociedad. En cambio, a la vieja estirada cajetilla de los Ricachones, como le vieron cara de guituda en el supermercado, 2 promotoras le regalaron 5 muestras gratis de Hawaiian Tropic y todos vuelven con un envidiable tono caribeño.

Ya sin fondos, los Clasemedia deben volverse 3 días antes de lo planeado, escapando del hotel por no poder pagar los $210 de teléfono en llamadas al abuelo y las 5 gaseosas que el gordito hijo de una gran puta se pidió a las escondidas. Los Ricachones, ni se enteran cuanto gastaron de teléfono, total la cuenta la paga el abuelo, que ya está gagá, y al cual nunca llamaron.

12 comentarios:

M. dijo...

Obvio, los Clasemedia llegan totalmente quebrados y gastan $100 en revelado para ver un veintena de fotos iguales del gordito subido a un lobo marino de bronce.

Los Ricachones llevan la digital al laburo y se imprimen ahí las fotos.

Clarixiña dijo...

Los ricachones muchas veces tienen mucamas y niñeras vestidas con uniforme, y es raro que la mujer ricachona cocine y vaya al supermercado, no lo hace durante el año, menos cuando está vacacionando.

Anónimo dijo...

Hay que matar a toda los clasemedia, porque son una plaga

Mr. John Steed dijo...

Redá vivir de arriba, redá mal.

Sin culpas.

Dieguistico! dijo...

Lo que yo siempre digo, ser rico te permite gastar menos en todo.

¿O alguna vez vieron un pobre que viaje gratis por el programa de millas de American Airlines?

Juana dijo...

traté de encontrarme en alguno de esos dos grupos, imposible no hacerlo, y decí que me falta un abuelo con guita y una play 2, sino estaba ahi... pero como me conformo con mi pileta en enero mi sega del año 92 con mi super pac-man y super vacaciones en Mayo... se van todos al carajo. no importa que clase seas... es sólo una cuestión de actitud....

Thiago dijo...

Y yo soy el más vivo de todos que le doy salida a mi familia para disfrutar de reales vacaciones cuando ellos no están. Claro.

promqueen dijo...

jajaja. acido citrico pero me encantó! I´m back y con un bronceado caribe que es envidia de la popular!!!

Anónimo dijo...

creo que sin los pibes los clasemedia se salvaban de la mayoria de las cosas

M. dijo...

Clarixiña: esa es la ricachona pura, que todavía usa mucama con uniforme negro (generalmente también las tienen en negro). Está un escalón más arriba que esta otra.

U.A: Los ricachones no tendrían a quien farolearle su riqueza y se mudarían de toque.

Steed: Redá. Yo tuve mis vacaciones en los 2 extremos y creo que las 2 redán.

Dieguístico: Tal cual!! El Clase Media financia, todo le sale más caro. Nadie se desvive por regalarle cosas al C.M, ni los bancos, ni los tiempos compartidos ni los centros de ski ni nadie. Para el CM la propina es sagrada, en cambio el ricachón "no maneja cambio".

Juana: Con la Sega puede decir que es ricachona nostálgica. E invente que al abuelo le quedó la guita en el corralito.

Thiago: Tomó una decisión sumamente inteligente. Yo todavía no decido qué hacer al respecto...

Prom: No le farolée su bronceado caribe a los pibres Freddy Kruegger que la van a ojear!!!

U.A: Mierda! es verdad eso!

ReinaCoral dijo...

Me hizo acordar a ese chiste de Mafalda en el que ella le preguntaba al padre a qué clase pertenecían, y él le contestaba que a la clase media, luego le explica porque pertenecían a esta clase y no a otra, Mafalda concluye que pertenecen a la clase "media tarada". O más o menos así era.

Anónimo dijo...

con amor... pero tu blog me encantaba hasta este post!

CUALQUIERA

CUALQUIERA MAAAAL...

estas discriminando un estilo de vida que x lo visto ni siquiera conoces...